Masters y MBA online y a distancia

La inteligencia naturalista

La inteligencia naturalista

La inteligencia naturalista es la capacidad de reconocer y comprender los diferentes seres vivos, así como tener conocimiento de la naturaleza que nos rodea. También es la capacidad de analizar, clasificar y reconocer patrones reiterativos en estas cosas. Es la octava inteligencia de la lista de H. Gardner.

Un estudiante que es fuerte en inteligencia naturalista, necesita que se proporcionen oportunidades de aprendizaje interesantes en el medio.

Las fortalezas de los estudiantes con esta inteligencia son:

  1. Identificar a los organismos de la naturaleza y los seres vivos.
  2. Encontrar patrones y atributos a través de una variedad de organismos.
  3. Hacer recolección, selección y clasificación de elementos.
  4. Tener buen ojo para los detalles que pasan desapercibidos para los demás.
  5. Distinguir entre elementos similares y encontrar las diferencias.

Las actividades con las que suelen disfrutar son:

  1. Recoger organismos naturales, como plumas, hojas, flores, piedras…
  2. Organizar colecciones y clasificar.
  3. Utilizar aparatos científicos, como el telescopio, microscopio. Etc.
  4. Tener inquietudes relativas al medio ambiente: reciclar.
  5. Aprender sobre la naturaleza mediante la acción directa.
  6. Visitar lugares naturales donde encontrar diferentes tipos de clima, animales, especies, etc.

A aquellos que tienen una gran inteligencia naturalista les ayuda:

  1. Relajarse, respirar, caminar y estar en contacto con la naturaleza.
  2. Permitir que ellos organicen, busquen y formen sus propios patrones.
  3. Relacionar todo lo que aprenden como si fuese un sistema.
  4. Pensar en cómo aprenden y el impacto del saber en el mundo.
  5. Recoger información mediante categorías, tipos, segmentos, atributos, colores, marcas, tamaños, reglas, etc.
  6. Introducir instrumentos o máquinas y su uso. Por ejemplo, enseñarles fotografía para que puedan hacer clasificaciones de aquello que más les gusta.
  7. Tener juguetes o materiales que deberían estar cerca de ellos, como: lupa, telescopio, microscopio, libros de referencia sobre aves, insectos, animales, plantas, flores, libros (sobre historia, civilizaciones, pueblos, razas…), álbumes, etiquetas, pegamento, tijeras…, para organizar sus conexiones.

Algunos ejemplos sobre cómo enseñar diversos temas a los niños con un predominio de la inteligencia naturalista son:

  1. Matemáticas. Conecta todos los conceptos de la naturaleza. Por ejemplo, si se está trabajando las progresiones matemáticas, observar cómo crecen las plantas o los árboles. Hacer diagramas, conjuntos que reflejen aquello que comparte las mismas características e identificar las diferencias. Darles libros para leer sobre PI, la proporción áurea (1618), etc. Señalar influencias matemáticas en la naturaleza: buscar las formas geométricas ocultas en un paisaje.
  2. Ciencias. Explicar cómo los diversos conceptos científicos se relacionan con la naturaleza; por ejemplo, conectar los conceptos físicos como la energía solar y el medio ambiente, la química orgánica y los plásticos y su impacto en la Tierra, discutir las diferentes leyes de la física de Newton sobre el terreno, explicar cómo funciona el sistema… Ayúdales a hacer colecciones de diversos organismos naturales.
  3. Geografía. Enséñales acerca de la flora y la fauna de los diferentes países. Que aprendan acerca de las diferentes técnicas de cultivos en diferentes climas. Que estudien cómo el crecimiento geográfico ha afectado a las poblaciones de animales y aves.
  4. Historia. Discute cómo los fenómenos naturales influyeron en el curso de la historia. Por ejemplo, las enfermedades en las diferentes civilizaciones antiguas, la desaparición de los dinosaurios, etc. Aprende acerca de cómo las diferentes políticas del gobierno afectan al medio ambiente.

Todos los que vivimos en el planeta deberíamos implicarnos en potenciar esta inteligencia con la cual hemos ido perdiendo el contacto, y darnos cuenta de que es muy importante. Los que son bravos en esta habilidad son observadores natos, y les gusta tanto experimentar que huirán de los libros. Tienen un gran amor por las mascotas, las plantas o la cocina. Muchos biólogos, botánicos, ornitólogos o ecólogos (como Charles Darwin, Mendel o Morgan) fueron malos estudiantes.

Esta inteligencia bien integrada permite evitar la disociación entre el medio natural y el social, así que es fundamental en la etapa preescolar para el posterior fomento de valores. Para comprender los fenómenos de la mente, hemos tenido que observar previamente el medio. Los yoguis son muy hábiles en esta inteligencia. No en vano las primeras series de yoga tenían que ver con observar la naturaleza y transformarla en asana o poses.

Es muy importante que el estudiante no separe la inteligencia naturalista de la ciencia o la tecnología, pues esta última ha contribuido al desarrollo de la observación. La conciencia ecológica es algo que se puede estimular con los pequeños. Antes de hablar de ética, normas o valores, es fundamental que enseñemos a que amen, cuiden y conozcan las pequeñas formas de vida (cuidar un pequeño pez, una plantita). Pueden hacerlo, además, en forma de cuentos, canciones, movimientos o asana.

La personificación que ofrece el yoga de los diferentes elementos de la naturaleza es una información ancestral que conecta con memorias ocultas en el cerebro. Sembrando, regando y cosechando pequeñas asana, pequeños gestos, participando en huertos comunitarios, creando una pequeña ventana florida, haciendo crecer los gérmenes, estamos fomentando no solo el cuidado del medio, sino que desarrollen una mentalidad científica.

SI ESTÁS INTERESADO EN DESARROLLAR TUS CAPACIDADES EN EL CAMPO DE LA EDUCACIÓN, ENTRA EN CEUPE E INFÓRMATE SOBRE NUESTROS MÁSTERS Y CURSOS EN EDUCACIÓN Y SALUD.
Valora este artículo del blog:
El modelo de motivación de Kenneth Blanchard
El anfitrión y la Presidencia en los eventos empre...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Lunes, 09 Diciembre 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa