Masters y MBA online y a distancia
Universidad Rey Juan Carlos

Recursos Humanos, el salario emocional

Recursos Humanos, el salario emocional

El salario emocional. Como es sabido, en el actual mercado laboral escasea la oferta de mano de obra cualifica­da debido, entre otros motivos, a factores demográficos, así como a la aparición de nuevos sectores más complejos que demandan este tipo de personal. Esto hace que el talento sea cada vez más exigente ante la oferta que le puede hacer una empresa que quiere incorpo­rarlo a su plantilla o retenerlo.

Por otro lado, las necesidades de la empresa también evolucionan, no siendo ya suficiente alguien que se limite a cumplir su horario o simplemente hacer lo que se le manda, sino que buscan empleados que se identifiquen con los objetivos, que sean capaces de inno­var, de aportar al trabajo su creatividad y otro tipo de habilidades solo las técnicas; en definitiva, que sientan la empresa como suya.

¿Cómo se consigue esto?

En principio, para alcanzar esa vinculación, el dinero pero ello no es suficiente, por lo que, si lo que se busca es un compromiso emocional, parece claro que el empleado debe obtener por su trabajo, además una recompensa también emo­cional, vinculada al concepto moderno de contrato psicológico o emocional.

Tradicionalmente, las empresas basaban las ofertas que hacían a los potenciales candida­tos únicamente en una compensación dineraria, olvidando que ésta era sólo una parte de lo que aquellos iban a obtener por su trabajo.

Esto hace que aumenten las posibilidades que tiene la empresa para conseguir que su propuesta se adapte a las características ó expectativas de los empleados, si bien para ello deberá averiguar qué es lo que busca cada uno en su trabajo:

  • ¿un buen proyecto em­presarial? ¿Saber que está contribuyendo al desarrollo de una idea excelente?
  • ¿Disponer de políticas laborales que le permitan conciliar la vida profesional y familiar?

También debería saberse qué es lo que le impide desempeñar su trabajo perfectamente:

  • ¿falta de medios?
  • ¿Problemas personales?
  • ¿es el mal ambiente laboral lo que hace es que no se encuentre a gusto?

A través de las respuestas a estas preguntas, la empresa habrá recorrido una buena parte del camino para poder crear el verdadero salario emocional, consistente en transmitir al empleado que lo que realiza es fundamental para la empresa, para crear una sensación de pertenencia a la compañía.

Factores a tener en cuenta en el salario emocional

La motivación de los profesionales también se ve aumenta­da cuando se les involucra y puedan participar en la gestión de la empresa, en sus decisiones, así como cuando tienen información de sus objetivos y planes estratégicos sintién­dose partícipes del logro de los resultados.

Otro aspecto a través del cual se puede “rentabilizar” el sa­lario emocional, al que cada vez están dando más impor­tancia no sólo la sociedad en general, sino las empresas en particular, es el compromiso social.

                                                                    el-salario-emocional-árbol-cabeza

En muchas empresas, la apuesta por esos valores suele que­dar reflejada en un código ético que hace público su compromiso a actuar y decidir defen­diendo unos criterios no sólo de rentabilidad a corto plazo.

En tal sentido, el ciudadano como tal, está dispuesto a premiar, a reconocer a las empresas socialmente responsables, es decir, que prestan una labor desinteresada con su activi­dad diaria, como puede ser apoyando proyectos sociales, financiando mejoras del entorno donde desarrolla su actividad a través de patrocinios, mecenazgos, etc.

Los programas orientados al compromiso social pueden abordarse por la propia empresa apoyando causas justas o a través del trabajo y las iniciativas de los empleados. Esta es la forma en la que éstos perciben que están trabajando por una causa justa y, por tanto, la que tiene más impacto sobre el salario emocional.

Por lo tanto, es importante impulsar y seguir aquellos valores que guían tanto a la empre­sa como a sus empleados, como son: la ética, la responsabilidad social, el medio ambiente, el servicio al cliente… Pocas cosas destruyen tanto el salario emocional como la sensación de que, con el propio trabajo, se están traicionando o atacando los valores que uno persi­gue.

Siendo importantes los aspectos que hemos mencionado, hay otro que, como ya hemos comentado, está siendo el hilo conductor de muchas decisiones a la hora de cambiar de empleo o de aceptar o rechazar ofertas de trabajo a veces muy tentadoras desde el punto de vista económico, que es el relativo a la existencia o no de políticas que favorezcan y faciliten armonizar la vida personal con la profesional, que concilien trabajo y familia. Dado que lo habitual es que el trabajo ocupe una gran parte de nuestras vidas, traspase la barrera del horario laboral, llegando incluso a invadir el tiempo que deberíamos dedicar a la vida personal y familiar, el salario emocional implica también que el trabajo interfiera lo menos posible el desarrollo y disfrute de ésta, consiguiendo así un adecuado equilibrio o conciliación.

Como hemos dicho, en los últimos años está siendo éste un aspecto de los que más pesan a la hora de reclutar, fidelizar y motivar a los empleados, sobre todo a las generaciones jóvenes.

Sin duda en ello ha influido la definitiva incorporación de la mujer al mundo laboral, con el consiguiente sentimiento de abandono de lo que, tradicionalmente, se entendían como tareas domésticas o familiares, que pasan a ser una responsabilidad que compartir y ejercer por los miembros de la pareja.

Son muchas las ventajas que obtiene la empresa cuando sus empleados pueden disfrutar de una vida ordenada y equilibrada, todas ellas basadas en el principio de que un emplea­do feliz, satisfecho, contribuye a un buen ambiente laboral y, sin lugar a duda, produce mucho más.

No es discutible que dicha conciliación es más difícil de conseguir en sectores donde la competencia es muy marcada y exige mayor nivel de flexibilidad y que se renuncie a aspectos personales, o, con carácter general, en organizaciones en que se valoran mucho las jornadas laborales especialmente largas sin importar que, además de no facilitar la vida en familia, van a reducir el necesario descanso para afrontar la jornada laboral del día siguiente.

Una de las actuaciones que contribuyen a conseguir armonizar ambos ámbitos persona­les, es la flexibilidad en el trabajo, que permite elegir tanto el tiempo que se dedica a cada cosa, como el lugar en que desarrollar la actividad laboral, conocida como teletrabajo.

Respecto a este tipo de flexibilidad, hay que advertir que no es posible en todos los pues­tos -por ejemplo, los de atención al público - ni en todas las culturas corporativas - en aquellas que se guían por valores como el control y la desconfianza- ni pueden beneficiar­se todas las personas, pues trabajar bajo esa modalidad exige una cierta capacidad para organizarse, tomar decisiones, etc.

Asimismo, hay que tener en cuenta que no todo son ventajas, pues el empleado que tra­baja en su domicilio puede llegar a tener un cierto sentimiento de desvinculación, de pérdida de contacto con sus compañeros, de no ser tenido en cuenta cuando surge alguna oportunidad de promoción, etc.

Como factor integrante del salario emocional hay que citar asimismo el reconocimiento. No es ningún secreto cómo valoramos cuando se nos reconocen actuaciones o comporta­mientos de nuestra esfera personal o privada o del ámbito laboral, profesional, etc.

Necesitamos que nuestras aportaciones sean valoradas y reconocidas. Ese reconocimien­to, ya sea económico o no, bien administrado, sirve de estímulo para seguir desarrollando el trabajo con entusiasmo y dedicación -a veces una palmada en el hombro del jefe cuan­do se está con los compañeros, se agradece mucho más que una gratificación.

SI ESTÁS INTERESADO EN DESARROLLAR TUS CAPACIDADES EN EL CAMPO DE RECURSOS HUMANOS, ENTRA EN CEUPE E INFÓRMATE SOBRE NUESTROS MÁSTERS Y CURSOS EN RECURSOS HUMANOS.

El diamante de Porter
Logística, la gestión de almacenes
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 17 Octubre 2018

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa
1
                1539736769
54.198.15.20
United States | Virginia | Ashburn
NO_ID
Direct
web
NO_TARGET
https://www.ceupe.com/blog/recursos-humanos-el-salario-emocional.html