Masters y MBA online y a distancia

¿Qué es el contenedor de aprendizaje?

¿Qué es el contenedor de aprendizaje?

Con el tiempo, la nueva información se guarda con menos eficacia, por el uso. No existe límite de edad para aprender, pero sí hay hábitos perdidos o contenedores un poco oxidados. Los estudios sobre la neuroplasticidad en el aprendizaje que llevaron a cabo Blakemore y Frith (2007) hablan de que el cerebro está capacitado para aprender toda la vida y adaptarse al medio, y que la rehabilitación o el aprendizaje es posible hasta en la vejez.

El cerebro se está adaptando continuamente a su entorno, eso es lo que nos enseña la neuroplasticidad, pues mientras más aprendamos sobre sus funciones y posibilidades, mayores serán los logros que alcancemos en los procesos de aprendizaje, propios y de nuestros alumnos.

Emociones que inciden en el contenedor de aprendizaje

Las emociones desagradables (rabia, ira, tristeza, depresión, ansiedad, preocupaciones…) inciden en el contenedor de aprendizaje ya que paran la capacidad mental cognitiva (memoria activa), es decir, la capacidad de retener en la mente toda la información que correspondería a la actividad que se está desarrollando.

Biológicamente, sabemos que la corteza del neocórtex es responsable de la memoria activa y del recuerdo. Allí se unen las sensaciones y emociones. Cuando nuestros circuitos límbicos se encuentran saturados por el estrés, la perturbación, la depresión o el trauma, quedan totalmente afectados y la eficacia de la memoria activa no funciona, no se puede pensar.

Las emociones dirigen nuestra atención, creando significado y significadores, y tienen sus propios caminos del recuerdo. LeDoux (1999) y, más tarde, Eric Jensen (2005) nos han ayudado a centrar la mente y a fijar las prioridades de lo que conocemos como el contenedor de aprendizaje. Las emociones no solo nos dan fuerza, sino que pueden operar e incidir en nuestros objetivos. Las emociones son transmisoras también de datos lógicos y analíticos.

Los tres descubrimientos más importantes en el ámbito de las emociones, que han cambiado nuestro modo de pensar en la educación, son:

  1. El descubrimiento de las vías físicas y las prioridades de las emociones.
  2. Los hallazgos sobre los componentes químicos del cerebro y su implicación en las emociones.
  3. El vínculo que existe entre estas vías y los componentes químicos que inciden en el aprendizaje y el recuerdo cotidiano.

El primer descubrimiento otorga a las emociones un valor como algo sólido, es decir, un tipo de realidad con fundamento que se puede medir; información concreta como la que podemos tocar. Los neurocientíficos separan emociones de sentimientos. Las primeras son mecanismos biológicos automatizados (como el placer, el miedo, el gozo, la ira, la rabia, la tristeza…). Los estudios sobre la neurodiversidad dicen que esas emociones son universales y están en todas las personas pero que hay emociones para las cuales los investigadores han encontrado lugares o ubicaciones especiales en el cerebro: el miedo y el placer. Por ese motivo, podemos decir que están biológicamente vinculadas al aprendizaje y dominadas por temas como la amenaza o la recompensa.

Teniendo en cuenta esto, nuestros estudiantes y docentes necesitan aprender las destrezas necesarias para moldear sus emociones y poder transformarlas en una serie de conductas positivas que no sean respuestas automáticas. Esto es muy importante para no tener un estudiante muy bueno pero estresado o ingobernable emocionalmente hablando. Los estados emocionales inciden en nuestra personalidad y nos ayudan a tomar la mayoría de las decisiones, para bien o para mal.

Goleman (2000) se refiere a las emociones como un tipo de razón o de inteligencia.

El término de IE se refiere también a la capacidad que tiene el ser humano de reconocer emociones y sentimientos propios y ajenos, de motivarnos y gestionarlo bien tanto en nosotros mismos como en nuestras relaciones y en los contenedores. Esta actitud de comprender, motivar y gestionar el contenedor emocional se describirá más tarde como la inteligencia social. A veces, pensamos que la inteligencia es puro CI pero hay muchas personas tremendamente inteligentes en materias de CI que son poco hábiles con sus emociones.

Los contenedores en los que vivimos pueden ser tóxicos o no; por ello es importante estar atento a todo lo que surge. Las emociones pueden estar claramente contaminando la vida emocional de las personas. Factores como la rabia reprimida, el estrés, la ansiedad, la depresión o la violencia hacen que las personas aprendamos o no aprendamos, que asimilemos lo que sucede o no asimilemos; así es que muchos quedamos atrapados en sistemas eficaces pero que vivimos ineficazmente. Cuando algo está entorpeciendo nuestra atención, casi siempre es cuestión de emociones, algún asunto que tenemos que elaborar y procesar como humanos.

La memoria activa es una función ejecutiva que tiene que ver también con la salud mental. Hace posible que nos podamos esforzar intelectualmente y nos hace desempeñar una proposición lógica, o no. En referencia a esto, vamos a tratar algunos de los procesos más importantes implicados en el aprendizaje.

Cómo enriquecer los elementos estratégicos del contenedor

A veces, cuando la sinapsis libera dopamina, serotonina y endorfinas, el mensaje va más rápido y se entiende más fácilmente; se necesita estimular al cerebro para que libere la mayor cantidad posible de sustancias. Eso quiere decir que tenemos que permitir a los alumnos que se pongan de pie, se estiren, salten o se toquen. También hay actividades que estimulan el cerebro para que empiece a liberar sustancias químicas.

Algunas ideas que nos aporta la neurociencia para cuidar el contenedor son:

  1. Eliminar el modo amenaza y el estrés del contenedor. El cerebro del alumno responde de manera diferente al estrés. Activa básicamente el modo supervivencia y eso no es bueno para el verdadero aprendizaje. Las amenazas se asocian con el trauma verbal, físico o psicológico (por parte del contenedor, amigos, profesores), con sentimientos de desprecio, humillación o vergüenza.
  2. Prestar atención a los traumas. Determinados traumas han podido sinoptizar el cerebro y esos circuitos han alterado la actividad de casi todos los neurotransmisores en una o varias zonas de este, pudiendo producir cambios en los receptores. Para reducir la tensión generada por la amenaza infundada o fundada, los docentes deben tener estrategias para abordar inmediatamente el trauma. El profesor tiene que enseñar al alumno a planificar el tiempo, técnicas de respiración, habilidades de relación interpersonal, recreo, pedir ayuda, ejercicios, jugar, debates, fiestas… También debe desarrollar un clima proclive al aprendizaje, evitando el modo amenaza o la intimidación, trabajando valores como la democracia participativa, la asamblea... donde los estudiantes puedan ser tratados equitativamente y se sientan libres de manifestar sus opiniones sin miedo alguno.
  3. El estrés afecta negativamente al aprendizaje y a la salud. Las situaciones de temor, incertidumbre, miedo o rabia no favorecen la motivación ni las recompensas. Por eso, es importante incluir una dieta de emociones basadas en la recompensa.
  4. Estimular el proceso de expresión personal. Pueden ser ejercicios cotidianos por parte del estudiante y del docente, donde el cerebro realice conexiones sinápticas que faciliten la adquisición de habilidades como la escritura, el dibujo, caminar… actividades que permitan equilibrar el aprendizaje de dentro a fuera. El uso del diario es muy útil desde pequeños hasta mayores, genera la disciplina de la autoexpresión.
  5. Estimulación motriz. Necesitamos suministrar oxígeno al cerebro y neurotropinas para mejorar el crecimiento y las conexiones neuronales de igual manera. El ejercicio gimnástico, el deporte, caminar… todo ello tiene beneficios mentales a corto y largo plazo, pues activa la respuesta de adrenalina y noradrenalina y una recuperación de las memorias. Cuando el cuerpo trabaja y se prepara, el cerebro responde mejor. Las reacciones son más rápidas, se piensa mejor, se recuerda más y se reduce el estrés. Así que es altamente recomendable hacer 20 minutos de ejercicio al menos 3 o 4 veces por semana. El ejercicio genera una sustancia natural que fomenta la capacidad de las neuronas de conectarse entre sí.
  6. Desarrollar cualquier tipo de arte. Es importante el desarrollo artístico, sea para el pensamiento visual, la resolución de los problemas, el lenguaje, la creatividad... La música o el baile, por ejemplo, fomentan la memoria procedimental y, por tanto, el aprendizaje duradero.
  7. Captar la atención de los estudiantes. El proceso cognitivo y metacognitivo que promueve la supervivencia amplia los estados placenteros. Por tanto, los contrastes nos ayudan a fijar el aprendizaje y a desarrollar el cerebro.
  8. Estimular y favorecer la relajación. Para aprender y estudiar con todo el cerebro, la relajación nos ayuda a calmar la mente e interiorizar paz, felicidad, alegría y equilibrio. Todo esto se puede obtener simplemente con un poco de respiración consciente y concentración mental. Facilitar la concentración en el alumno es favorecer la captación de nuevas ideas y conocimientos. Cuando hay relajación, la energía cerebral genera un cambio de frecuencia, logrando sincronizar los hemisferios y así sintonizándonos, despejándonos y volviéndonos más receptivos. Propiciando esto, tenemos más capacidad de conectar los hemisferios cerebrales.
  9. Utilizar algunos recursos didácticos. Por ejemplo, colores, imágenes, símbolos, diagramas, metáforas e historias que son buenas para el aprendizaje, ya que estimulan ambos hemisferios y potencian la conexión con el aprendizaje total.


Valora este artículo del blog:
Industrias alimentarias
Perfil profesional de las RRPP
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 21 Marzo 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa