Medidas para reducir la huella de carbono

Medidas para reducir la huella de carbono

Una huella de carbono es equivalente a la cantidad de CO2 (metano, óxido nitroso y otros gases de efecto invernadero también se convierten en dióxido de carbono mediante fórmulas especiales) que ingresa a la atmósfera debido a su actividad.

Huella de carbono

Huella de carbono: es un conjunto de emisiones de todos los gases de efecto invernadero producidos por una persona, organización, evento, producto, ciudad, estado, directa o indirectamente. Se mide por unidad: kg/kWh de dióxido de carbono (CO2) y se puede calcular tanto para organizaciones y empresas, como para cada persona individualmente. La huella de carbono es parte de la huella ambiental global.

Muchas de las actividades contribuyen a la rápida formación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, por ejemplo:

  • La quema de combustibles fósiles.
  • La extracción de recursos.
  • El uso de vehículos con motores de gasolina y diésel.
  • Construcción.
  • Agricultura.
  • Producción de diversos bienes y otros.

procesos-de-producción

Los procesos de producción y domésticos que están relacionados con la quema de combustibles fósiles afectan directamente el medio ambiente: el uso de un automóvil personal, vuelos frecuentes, consumo incontrolado de varios recursos se consideran fuentes directas o primarias de la huella de carbono. Las fuentes secundarias o indirectas incluyen los productos que se compran como alimentos, ropa, artículos para el hogar, etc., ya que en estos casos también se obtienen gases de efecto invernadero.

Los gases de efecto invernadero que ingresan a la atmósfera, incluso como resultado de todas estas acciones, afectan el cambio climático, que es la principal razón del aumento en la cantidad de fenómenos hidrometeorológicos peligrosos o desastres naturales: sequías, inundaciones, etc. Estos son factores de destrucción del ecosistema y pérdida de biodiversidad, de lo que se escucha casi a diario en los boletines de noticias.

Medidas para reducir la huella de carbono

  • Intentar hacer uso del transporte público con más frecuencia y caminar. Los gases de escape afectan en gran medida el estado del aire que se respira, por lo que incluso si se tiene un automóvil propio, es sugerible hacer el intento por viajar con más frecuencia en transporte público y, en verano, de ser posible andar en bicicleta o caminar. En las grandes ciudades hay servicios para compartir autos o alquiler de estos con compañías especializadas o particulares. Este modelo es especialmente conveniente si el automóvil solo se necesita de vez en cuando. El desarrollo de una economía compartida es una tendencia global si no se pueden adquirir cosas propias, ahorrándose así el mantenimiento, pero al mismo tiempo teniendo acceso a ellas.
  • Evitar vuelos frecuentes o reemplazar el avión por el tren, si es posible. Esto ayudará a reducir al menos ligeramente la huella de carbono que deja el transporte aéreo.
  • Compra productos locales. Algunas frutas o verduras importadas quizá sean más sabrosas que los productos nacionales, pero la huella de carbono de su transporte es tan grande que vale la pena elegir un cultivo local.
  • Reducir el consumo de carne. La producción de productos cárnicos también tiene una gran huella de carbono, siendo una de las fuentes de liberación de gases de metano perteneciente al efecto invernadero en la atmósfera. Primero, tratar de organizar días de ayuno, excluyendo la carne o al menos reemplazándola con pescado. También ayudará a reducir su huella de carbono.

Ahorro-de-energía

  • Ahorrar energía en cualquier forma. Empleando racionalmente los electrodomésticos, reemplazando las lámparas eléctricas ordinarias por otras que ahorren energía, sin dejar que los electrodomésticos se carguen por la noche, la computadora se puede recargar mientras está en modo de suspensión, apagar las luces al salir de la habitación. Ahorrar agua, porque la calefacción y bombeo requieren una gran cantidad de energía.
  • Consumo responsable. Eliminando compras espontáneas, sin tirar las cosas si simplemente han dejado de gustarle y tomar en cuenta otras alternativas: regalar, intercambiar o vender. No se deben rellenar los basureros con cosas que de repente se vuelven desagradables o pasadas de moda, ya que le podrían ser útiles a otra persona. Y para las cosas que están en mal estado estas pueden ser asignadas a puntos especiales de recolección para su posterior procesamiento. Lo recomendable es siempre ir a la tienda con una lista, evitando así compras innecesarias. Cambiar a un consumo responsable implica elegir lo que es realmente es necesario y emplear activamente los servicios más populares de consumo compartido cada vez más.
  • Dejar de financiar empresas no ambientales. Si se sabe que la empresa ignora los problemas medioambientales y comete actos poco éticos en relación con la naturaleza, simplemente evitar el consumo de sus productos. Puede haber otras opciones.

Compensación de la huella de carbono

La huella de carbono no solo puede reducirse, sino también compensarse plantando árboles. Lo primero que se puede hacer, es calcular en línea la huella de carbono, donde se encontraran todos los valores conocidos: uso del transporte público, el número de viajes aéreos, el consumo de gas o combustibles (diésel), el consumo de electricidad, etc.

plantando-árboles

Dicho calculo será en función de los datos sobre el consumo de energía y otros recursos. La calculadora no solo mostrará la cantidad de dióxido de carbono emitido a la atmósfera, sino que también calculará la cantidad de árboles que deben plantarse para compensar las emisiones. Con la ayuda del servicio, cualquiera puede plantar un árbol sin salir de casa.

Los árboles son plantados por voluntarios en las áreas forestales afectadas en las distintas regiones. Los bosques locales preparan el terreno para la siembra, y también se dedican al cuidado posterior de los plantíos. Después de la siembra, los participantes del programa de compensación de la huella de carbono comparten fotos y coordenadas GPS de los plantíos.

No es difícil introducir hábitos ambientales en la vida, lo principal es comenzar a hacerlos. Es importante recordar que incluso las acciones más simples pueden conducir al cambio global. Pero estos cambios dependerán de las medidas que se comiencen a tomar de forma personal.

Conoce nuestro Máster en Gestión Integrada: Calidad, Medio Ambiente, PRL y RSC

Valora este artículo del blog:
Tipos de organización empresarial
¿Qué métodos interactivos de enseñanza se pueden e...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Domingo, 05 Abril 2020
            

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional