Masters y MBA online y a distancia

Modelos de medición del capital intelectual: Navigator de Skandia

Modelos de medición del capital intelectual: Navigator de Skandia

Este modelo de capital intelectual vino desarrollado de mano de la empresa Skandia. Esta organización desde sus comienzos acuñó la idea de que la fortaleza de una compañía se encuentra en sus valores ocultos como las competencias, relaciones con el mercado y procesos internos. Se parte de la idea de que es fundamental comprender estos recursos, potenciarlos y medirlos para disponer de una serie agrupada y equilibrada de instrumentos para potenciar a la empresa.

El modelo Skandia se centra en la clasificación de los diferentes factores que componen el capital intelectual, así como, en la creación de diferentes indicadores y parámetros que contribuyan a medirlo. Esto lo convierte en una potente herramienta para averiguar las verdaderas fortalezas de la corporación en cuanto a activos intangibles y aumentar su desarrollo.

Leif Edvinson es el desarrollador de este modelo, estaba firmemente convencido de la importancia de desarrollar el capital intelectual dentro de la organización para que mantuviera su vigencia en el tiempo y pudiera ser asociado con otras actuaciones de esta, por ejemplo, el desarrollo del negocio, recursos humanos y la tecnología.

El valor total de la empresa se forma de dos partes:

  1. Capital financiero
  2. Capital intelectual

El primero incluye todos activos físicos y monetarios, y el segundo se refiere a los procesos y activos intangibles de la empresa, compuesto por la siguiente fórmula:

Capital Intelectual = Capital Humano + Capital Estructural

En general, los estudiosos de la administración de empresas y más concretamente del capital intelectual, aglutinan el valor de la empresa en el mercado frente a dos tipos de capitales: el financiero y el intelectual. Siendo este último el que abarca mayor dificultad tanto para su medición y para su comprensión debido a la diversidad de factores que lo componen.

Siguiendo el modelo de Skandia quedaría así reflejado:

  1. Valor de mercado
  2. Capa intelectual: capital financiero
  3. Capital estructural: capital humano
  4. Capital organizativo: capital cliente
  5. Capital de proceso: capital de innovación
  6. Propiedad intelectual/Activos intangibles

Sobre capital financiero e intelectual ya hemos hecho muchas aclaraciones. Desarrollemos, a continuación, el resto de conceptos de este modelo:

  1. El capital humano es la suma de conocimientos, habilidades, creatividad, aptitudes y actitudes de cada uno de los empleados de la compañía, para desarrollar la función para la que ha sido contratado. Incorpora, además, la visión, la misión y los valores de la empresa, su cultura. Desarrolla las formas de trabajo óptimas de una empresa inteligente en un ambiente competitivamente oscilante. Incluye la innovación y la creatividad de la empresa y sus miembros.
  2. El capital estructural son los equipos, programas, bases de datos, estructura organizacional, patentes, marcas de fábrica y todo lo que forma parte de la competencia organizacional que sostiene la productividad. Es el material que se queda en la oficina cuando los trabajadores se marchan a su casa. A diferencia del capital humano, el estructural es propiedad de la organización, se puede evaluar y rentabilizar de forma más sencilla.

A su vez el capital estructural se subdivide en otra serie de elementos:

  1. Capital cliente son las actuaciones que desde la empresa se llevan a cabo para satisfacer y mejorar a sus clientes. Las empresas viven de sus consumidores esta es la ley fundamental del mercado y satisfacer adecuadamente sus demandas garantiza su compra y una posición de valor en el mercado. El objetivo es evaluar la fuerza y lealtad de los clientes para con la organización. Los índices incluyen medidas de satisfacción, tiempo de la relación, sensibilidad a los precios y hasta el bienestar financiero de los clientes a largo plazo.
  2. Capital organizacional es la inversión de la empresa en sistemas, herramientas y filosofía operativa que acelera la corriente de conocimientos a través de la organización, también hacia fuera y a los canales de abastecimiento y distribución. Es la competencia sistematizada, empaquetada y codificada de una organización. El objetivo es multiplicar la eficiencia de esa capacidad.

A su vez el capital organizacional se subdivide en otra serie de elementos:

  1. Capital innovación es la posibilidad de renovación y el impacto de la innovación en formas de derechos comerciales protegidos, propiedad intelectual y otros activos intangibles. Son usados para crear y llevar rápidamente al mercado nuevos productos y servicios.
  2. Capital proceso son todos los procedimientos de trabajo, técnicas (tales como normas ISO, por ejemplo) y programas para empleados que elevan y consolidad la eficiencia de producción, o la prestación de servicios. Es el conocimiento práctico que se utiliza en la creación continua de valor. De esta definición ya se deduce que estarían los recursos intangibles que deben recogerse bajo procedimientos de propiedad intelectual y los que no, como procedimientos específicos de la compañía, pero no ajustados a los criterios de copyright.

Los indicadores del modelo Skandia son los siguientes:

  1. Indicadores financieros: Los autores advierten que para comprobar el estado de salud de una empresa no hay que dejarse traicionar por las ganancias a corto plazo. El inversor cauto tendrá en cuenta otros indicadores, como las ganancias que se deben a nuevos productos, que le indicarán si la organización se deja llevar o si realmente dispone de la competitividad suficiente para hacer frente al futuro.
  2. Indicadores del enfoque al cliente: Para saber cómo son las relaciones con nuestros clientes tenemos que conocer el tipo de cliente al que le pueden resultar atractivos nuestros productos, la duración de la relación de nuestros clientes con nuestra organización, el papel del cliente en el diseño de nuevos productos, el apoyo que damos al cliente y el éxito que tenemos con nuestros clientes en cuanto a proporción de compras y de quejas.
  3. Indicadores del enfoque al proceso: Este enfoque tiene que ver con el papel de la tecnología como herramienta para sostener la creación de valor. Los indicadores nos tienen que servir para:
    1. Valorar las tecnologías de los procesos de la organización sólo cuando contribuyen al valor de la firma, para evitar que se incluyan en los activos de capital intelectual infraestructura tecnológica que ha fracasado.
    2. Vigilar la edad de la tecnología actual del proceso de la organización y el apoyo por parte del vendedor.
    3. Medir especificaciones de rendimiento del proceso y, también, su aportación de valor real a la productividad empresarial.
    4. Incorporar un índice de rendimiento de proceso en relación con metas establecidas de rendimiento del proceso.
  4. Indicadores del enfoque de renovación y desarrollo: El modelo Skandia identifica seis áreas clave para la renovación y el desarrollo de una organización:
    1. Clientes: la empresa tiene que saber qué cambios se esperan en la clientela, cuáles son las expectativas de los clientes, qué nivel de formación a los clientes es necesario y será necesario para los nuevos productos, etcétera.
    2. Atractivo en el mercado: qué porcentaje se emplea en investigación de mercado, y en concreto en nuevos mercados, qué programas hay en marcha para detectar nuevos inventos y competidores, cómo evolucionan las marcas registradas y la imagen de las marcas, etcétera.
    3. Productos y servicios: cuántos productos y servicios nuevos tiene la organización en el mercado, cuál es la probabilidad de que el desarrollo de nuevos productos llegue al mercado, cuál es la inversión en nuevos productos, cuántas y de qué edad son las patentes de la organización, etcétera.
    4. Socios estratégicos: cuánto invierte la empresa en desarrollo y comunicación con socios estratégicos, cuántos empleados de la organización trabajan de forma fija en las instalaciones de los socios y a la inversa, qué porcentaje de los productos son creados por los socios, etcétera.
    5. Infraestructuras: cuál es el valor, edad y expectativas de vida de las infraestructuras de la organización, cuál es el valor del sistema de información para las áreas de administración, ventas, control de procesos, red interna, correo electrónico, etcétera.
    6. Empleados: cuál es el nivel medio de formación, cuántos perfiles de competencia nuevos se agregan cada año, cuál es la media de horas de formación por empleado cada año, etcétera.
  5. Indicadores del enfoque humano: Edvinsson y Malone creen que este es el núcleo central de toda la organización. Si facha, lo demás no sirve para nada. Además, en los últimos tiempos el factor humano se ha vuelto muy complejo porque muchos de los empleados o no trabajan en las oficinas centrales, si no en las de los clientes, o son temporales.

ENTRA EN CEUPE E INFÓRMATE SOBRE NUESTROS MÁSTERS Y CURSOS EN RECURSOS HUMANOS SI ESTÁS INTERESADO EN DESARROLLAR TUS CAPACIDADES EN EL CAMPO DE RECURSOS HUMANOS.

¿Qué son las máquinas y los riesgos que éstas conl...
¿Cómo hacer una correcta gestión sostenible de la ...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Lunes, 18 Febrero 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa