Masters y MBA online y a distancia

Pina Bausch y el teatro-danza

Pina Bausch y el teatro-danza

“La danza es movimiento y el cuerpo es el instrumento del bailarín o del participante del taller de danzaTomar conciencia del cuerpo, de sus partes y de sus posibilidades en relación a los otros en el espacio y el tiempo es uno de los objetivos de los ejercicios que proponemos.”

Recomendación previa, leer:

Pina Bausch y el Butoh: las raíces

Nos acercamos ahora a dos de las técnicas que animan nuestra aproximación a la realidad del cuerpo y del movimiento: el teatro-danza, del cual P. Bausch representa quizá su máximo exponente, y el Butoh, la danza japonesa. En las dos encontramos una búsqueda libre de las posibilidades del cuerpo para representar y liberarnos de los conflictos de la sociedad contemporánea.

Pina Bausch y el teatro-danza

Pina Bausch (1940-2009) bailarina, coreógrafa y directora alemana. Una de las máximas exponentes de la danza contemporánea. Después de formarse en Estados Unidos, vuelve a Alemania donde, en los setenta, asume la dirección de una compañía que pronto rebautiza con el nombre de Teatro-Danza Pina Bausch (Tanztheater Wuppertal Pina Bausch).

Su propuesta es imbuida de la sensibilidad de las vanguardias y se distingue por la conmistión de lenguajes expresivos: movimientos corporales, música, sonido, luz y escenografía utilizados de manera innovadora.

El teatro-danza nace en los años veinte, en el seno del movimiento expresionista, que buscaba distanciarse de las tradiciones del ballet clásico. El término fue utilizado por primera vez por Rudolf Von Laban, maestro expresionista, pero es Pina Bausch, influida también por este movimiento, quien va a revitalizar este concepto, proponiendo una nueva forma de danza que tiene una fuerte referencia a la realidad, elaborada a partir de improvisaciones de sus bailarines durante las clases sobre emociones trasformadas en movimientos. Las obras de teatro-danza no siguen una narrativa clásica, no cuentan una historia, sino que proponen situaciones escénicas alrededor de los conflictos humanos y buscan despertar, al igual que el teatro pedagógico y participativo, la reflexión del público sobre la existencia.

En el teatro-danza, lo importante es el contenido humano, social, histórico y filosófico, reunido en la dramaturgia personal del coreógrafo, su visión del mundo.

P. Bausch sostiene que “no le interesa saber cómo se mueve la gente, sino qué los mueve”. El acento está puesto en lo visual, lo puramente cinético. Lo novedoso es que el intérprete queda desprovisto de individualidad y se trasforma en un sujeto colectivo.

Las piezas de P. Bausch se basan en la creación de pequeñas piezas donde se une la acción improvisada repetida y el diálogo del cuerpo. Es muy particular en la de Pina Bausch el vestuario, la escena y los elementos simbólicos. Son célebres, por ejemplo, las obras en las que el suelo del escenario está cubierto de agua o de torva, por lo que la danza se centra en el conflicto o la complicidad entre el cuerpo de los bailarines y estos elementos. A menudo, sus propuestas involucran al público, introduciéndolos en la performance. Pina juega no solo con el tempo dramático, también con lo que se considera convencional en la sociedad, por ejemplo, uniendo danza y teatro.

P. Bausch

Entre sus obras más famosas: Iphigenia, Orpheus y La consagración de la primavera (1975); Los siete pecados capitales (1976), que marca la separación definitiva del ballet clásico; Café Müller (1978), su trabajo más conocido, en el que dos bailarines bailan en una escena, donde hay sillas dispuestas de modo aleatorio a modo de obstáculos. En otra de sus piezas clásicas, Arien (1979), Pina cubre el escenario completamente con una piscina de agua caliente. En Walzer (1982) o Carnations (1982) llena la escena completamente de flores, y los bailarines bailan sobre ellas. Two cigarrets in the dark (1985); Palermo, Palermo (1989); A tragedy (1994); Danzón (1995) …

La danza butoh

La danza butoh es un conjunto de técnicas creada por grandes maestros japoneses Tatsumi hijikata y Kazuo Ohno. En los años sesenta buscaban una forma de representar la tradición japonesa del movimiento y, a la vez, algo que fuese un código novedoso. Bu quiere decir enterrarse con los pies y toh, volar en brazos de alguien. Ya con el nombre, es evidente la búsqueda de una ruptura con los modelos establecidos o con los estereotipos.

Narra la vulgata histórica de los acontecimientos de la II Guerra Mundial, en particular los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, que tuvieron un peso en el génesis de esta danza. Los cuerpos deformados de las víctimas de estos bombardeos son los que llevaron a los dos coreógrafos a buscar una nueva forma de expresión y movimiento.

Las raíces del butoh se encuentran en las tradiciones japonesas del teatro Kabuky y el Noh, aunque como movimiento de vanguardia está teñido del arte europeo de vanguardia como el dadaísmo y el surrealismo, y como en el caso del teatro-danza, especialmente del expresionismo alemán.

Las temáticas que trata el butoh son amplias y difusas, tocando aspectos fundamentales de la existencia humana.

El butoh es una metáfora somática de la experiencia de las emociones sobre el cuerpo; también es una manera de relacionarse con el universo, como en el caso de los bailarines derviches. No hay nada más que el vacío, nada es más poderoso: no hay escenario, el vestuario es minimalista. A veces, los actores actúan vestidos de blanco o desnudos. La danza aquí no se piensa, solo se siente.

La metáfora se lleva a la máxima expresión poética mediante la creación de bellísimas imágenes que son, en realidad, expresiones muy concretas, liricas y físicas. Las formulaciones en el espacio requieren no solo de flexibilidad, sino de ingenio, coraje y fuerza. La idea subyacente en el butoh es romper el concepto de espacio y tiempo.

El lado poético y filosófico del butoh puede igualmente inspirar otras formas de arte o estilos de vida. La primera obra presentada en público fue Kinjiki (colores prohibidos), de Tatsumi Hijikata, basada en la novela del mismo nombre del poeta Yukio Mishima, y estrenada en 1959.

En 1980, y esto nos interesa particularmente, un primer experimento en un hospital psiquiátrico dio resultados sorprendentes al devolver el movimiento a algunos pacientes inmóviles al practicar ejercicios de butoh.

Continuación...

Valora este artículo del blog:
Legislación y normativa nacional alimentaria
Perfil de competencias para el puesto de comercial
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Martes, 17 Septiembre 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa