Masters y MBA online y a distancia

Incorporando la tecnología en el aula

Incorporando la tecnología en el aula

“La tecnología es ya imprescindible en las prácticas cotidianas del aula y en la gestión de una escuela. Dos ejemplos de la importancia de la tecnología son: One Labtop for Child, que recoge ya más de dos millones de niños aprendiendo con ordenadores, y la Fundación Khan.”

Recomendación leer:  

El uso del tiempo y la tecnología en el aula. Si le preguntamos a cualquier docente cuál es el mayor obstáculo en el aprendizaje en el aula, nos dirá que es la atención. Ya sabes qué es la atención, es selectiva. Pero, cuando un maestro es responsable de una clase de treinta estudiantes, rara vez puede permitirse que estos no le presten atención.

El uso de la tecnología en el aula puede cambiar la dinámica del tiempo en la clase al ayudar a los estudiantes a trabajar de manera más independiente, tanto de uno en uno, como en pequeños grupos. Podemos hacer registros digitales o redes locales con los padres; en definitiva, dedicar más tiempo al alumno y menos al papeleo.

El alumno, al poder acceder a la información, no hace falta que pase tiempo evaluando, analizando, etc. Puede usar ese tiempo para explorar e investigar. Si un estudiante tiene ordenador en casa, puede llevar su trabajo a casa en un dispositivo y seguir estudiando mediante una conexión de red con la escuela. Así, el valor del tiempo para el aprendizaje es tan grande que muchas escuelas están prestando ordenadores a las familias en lugar de libros.

Dar más tiempo a los estudiantes para aprender es dar la oportunidad de que aquellos que tienen ritmos de aprendizaje diferentes puedan encontrar su lugar en el mundo. Pueden, por ejemplo, conectarse mediante una red que se llama EARN para poder trabajar juntos en proyectos mundiales. En EARN, los estudiantes comparten tecnologías de las telecomunicaciones, experiencias, conocimientos y hacen contribuciones a la salud y al bienestar de los demás.

El verdadero conocimiento se gesta a través de la exploración, la interpretación, el juicio y la aplicación de la información: el trabajo de pensar un proyecto, buscar recursos, inspirarse, andar por aquí y por allá, explorar, equivocarse, experimentar. Este tipo de aprendizaje de los estudiantes y de las interacciones en profundidad con los profesores conlleva y requiere tiempo, y la tecnología te puede ayudar mucho en esos momentos especiales.

Desarrollo profesional. Todo educador quiere que sus estudiantes lleguen a lo más alto. Para obtener esa comprensión más profunda y duradera, los profesores necesitan seguir aprendiendo. Un nuevo conjunto de habilidades y conocimientos que les va a permitir actualizarse y lograr esos objetivos. El desarrollo profesional en las nuevas prácticas y en las herramientas tecnológicas que necesitamos tiene que ser más audaz. Hay que perderle el miedo a la tecnología porque la tecnología nos puede ayudar en cuatro puntos básicos:

  1. Organizar sesiones donde puedas explorar nuevas ideas y materiales.
  2. Tener un seguimiento de apoyo.
  3. Reflexionar con otros colegas que hacen lo mismo que tú.
  4. Observar de otros profesores de tu aula, tanto para la práctica como para ver cosas diferentes.

No quisiera dejar de mencionar la importancia de las grabaciones en vídeo, que ha creado una forma nueva y muy conveniente para que los maestros observen a otros compañeros y a ellos mismos. Un programa para docentes en el desarrollo profesional, y el estudio de casos, para analizar las prácticas y las situaciones del aula.

¿Hay ordenadores o tabletas en tu clase? ¿En qué se están utilizando? La tecnología ha revolucionado todas las áreas de nuestra vida. Cuando se integre plenamente en el programa de aprendizaje, también lo revolucionará.

Cada vez más estudios demuestran que la integración de la tecnología en el plan de estudios mejora procesos y resultados de aprendizaje de los estudiantes. Los maestros que conocen herramientas tecnológicas las usan para resolver problemas y cambiar la forma en que enseñan. Se mueven de un enfoque conductual a un enfoque más constructivista.

Tecnología y multimedia interactivas son más propicias para el aprendizaje basado en proyectos. Los estudiantes participan del aprendizaje y, mediante el uso de estas herramientas de gran alcance, pueden convertirse en creadores y críticos en lugar de solo los consumidores.

Otra reflexión muy importante es que los estudiantes tendrán que vivir en el siglo XXI y necesitan poseer habilidades que la tecnología les ofrece como:

  • La responsabilidad personal y social.
  • La planificación, el pensamiento crítico, el razonamiento y la creatividad.
  • Fuertes habilidades de comunicación.
  • El entendimiento intercultural.
  • Visualización y toma de decisiones.
  • Saber cómo y cuándo utilizar la tecnología y la elección de la herramienta más adecuada para la tarea.

¿Por qué integrar la tecnología en el aula? Es mucho más que enseñar ordenadores o programas de software, es una integración efectiva, es mejorar sus procesos de aprendizaje. Es integrar aprendizaje, participación activa, participación grupal, interacción, retroalimentación y conexión global.

La tecnología ayuda a cambiar a los estudiantes sus roles y las relaciones de los maestros. Los estudiantes toman la responsabilidad de sus resultados de aprendizaje mientras que los maestros se convierten en guías y facilitadores. Para los estudiantes con desventajas económicas, la escuela puede ser el único lugar donde tendrán la oportunidad de utilizar un ordenador e integrar la tecnología en su aprendizaje.

Un estudio reciente demuestra que la integración de la tecnología afecta positivamente el logro académico y rendimiento del alumno. El estudio revela que, cuando se usan medios de aprendizaje colaborativos y el liderazgo, el impacto en el logro del contenido y la zona de aprendizaje promueve la fijación en la memoria, promoviendo el pensamiento superior, la resolución de problemas es más óptima y se prepara al estudiante para el día de mañana.

Integrando la tecnología en el aula

La integración de la tecnología es el uso de los recursos (ordenadores, dispositivos móviles -como teléfonos inteligentes y tabletas-, cámaras digitales, plataformas de medios sociales y redes, aplicaciones de software, internet...) en las prácticas cotidianas del aula y en la gestión de una escuela. La integración tecnológica en la escuela se puede lograr con ciertas dosis de éxito cuando se hace de manera abierta y accesible, permitiendo alcanzar sus metas de manera efectiva.

Antes de que podamos discutir cómo cambiar nuestra pedagogía o el papel del profesor en el aula que integra la tecnología, es importante definir qué es la integración de la tecnología. La perfecta integración es cuando los estudiantes no solo usan la tecnología a diario, sino que tienen acceso a una variedad de herramientas que responden a la tarea en cuestión y les proporcionan la oportunidad de construir una comprensión más profunda del contenido.

El modo en que definimos la integración de tecnología también puede depender de los tipos de tecnología disponible, cuándo se tiene acceso a la tecnología y cuál es el uso que se le da. Por ejemplo, en un aula con solo una pizarra interactiva y un ordenador, el aprendizaje es probable que se mantenga centrado en el profesor y la integración girará en torno a lo que el profesor necesita, no en las necesidades del estudiante. Sin embargo, hay formas de aplicar una pizarra interactiva para que sea una herramienta para los estudiantes.

Una de las primeras barreras que encontramos en las aulas cuando pretendemos integrar la tecnología es la predisposición que existe por parte del profesor de integrar el cambio. Estos no deben ver la tecnología como un rival, ni como un recurso único para sí mismo. La tecnología exige que el profesor cambie su visión y construya un aprendizaje continuo.

Tipos de integración y aprendizaje

A veces es muy difícil describir cómo la tecnología puede integrarse efectivamente ya que hay tantas herramientas y de tantas formas que no se ha de seleccionar. Por ello, vamos a repasar algunas de estas formas.

Aprendizaje en línea y aulas mixtas

Es un formato que trabaja en línea y en algunos casos presencia, pero no es imprescindible.

La Academia de Aprendizaje Digital de Idaho (AIVD), patrocinada por el Estado, es una escuela virtual acreditada que cuenta en línea con un riguroso sistema de apoyo y evaluación de maestros que enfatiza no solo el contenido académico, sino también el compromiso del estudiante, la colaboración y el pensamiento crítico.

IDLA trabaja en colaboración con los distritos escolares de Idaho para ofrecer una variedad de opciones en línea que, de otro modo, no estarían disponibles para todos los estudiantes. Esto crea flexibilidad en la programación, así como acceso a los cursos de doble crédito o colocación avanzada para créditos universitarios.

Continuación...

Valora este artículo del blog:
Proyectos basados en actividades que incorporan la...
¿Cómo integrar la tecnología en el aula?
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 20 Noviembre 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa