Masters y MBA online y a distancia

Causantes de la contaminación de las aguas

Causantes de la contaminación de las aguas

Definimos la contaminación como la absorción por parte del aire, el agua o el suelo de sustancias que afectan a la salud del hombre, la calidad de vida o la actividad natural de los ecosistemas. La contaminación ha crecido especialmente desde la Revolución Industrial, pero, hasta no hace mucho, sus efectos, como la lluvia ácida, no han producido alarma social.

Algunas de las fuentes más importantes de emisión contaminantes son las siguientes:

  1. Emisiones de chimeneas industriales. En las proximidades de las industrias, se ocasionan perjuicios adicionales por deposición de partículas de mayor tamaño en forma de lluvia seca. Las nubes pueden desplazar los contaminantes a grandes distancias, perjudicando bosques y lagos muy alejados de las industrias en las que se originaron. Los bosques, lagos, estanques y otros ecosistemas terrestres y acuáticos del mundo soportan graves daños causados por la lluvia ácida.
  2. Lluvia ácida. Originada por la mezcla, con la humedad atmosférica, de los óxidos de azufre y nitrógeno que se exponen a la atmósfera, generando ácidos sulfúrico y nítrico. La lluvia ácida, aparte de quemar las hojas de las plantas además acidifica el agua de los lagos haciendo morir muchos de estos ecosistemas acuáticos.
  3. Calentamiento global. Efecto invernadero. Como consecuencia del uso de combustibles fósiles y otros procedimientos industriales, se produce acumulación de gases invernadero (dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y clorofluorocarbonos) en la atmósfera.
  4. Smog. Combinación de niebla con partículas de humo, generada cuando el grado de humedad en la atmósfera es elevado y el aire está tan parado que el humo se acumula cerca de su origen. El smog desvirtúa la visibilidad natural y, a menudo, irrita los ojos y el aparato respiratorio.
  5. Vertidos de petróleo (mareas negras). Suponen un grave problema ya que, una vez provocados, es poco más o menos imposible eliminarlos o retenerlos por completo. Dado que el agua y el petróleo no se mezclan, el petróleo flota sobre el agua y acaba contaminando las costas. La tentativa de tratar químicamente o hundir el crudo puede afectar aun más a los ecosistemas marinos y costeros.

La contaminación hídrica o contaminación del agua es una modificación de esta, generalmente provocada por el ser humano, que la vuelve impropia o peligrosa para el consumo humano, la industria, la agricultura, la pesca y las actividades recreativas, así como para los animales y la vida natural. Anualmente, mueren unos 10 millones de personas en el planeta por consumir agua contaminada.

Las principales fuentes de contaminación del agua son:

  1. Los trabajos agrícolas y ganaderos llegan a generar una contaminación muy peligrosa de las aguas de los ríos y los acuíferos. Los principales actores son los vertidos de aguas cargadas de residuos orgánicos, originados de los trabajos de transformación de productos agrícolas o de los restos de los animales.
  2. Gran cantidad de industrias, es el caso de la papelera, textil y siderúrgica, que requieren agua para desarrollar su actividad. La secuela es el vertido de aguas residuales cargadas de materia orgánica, metales, aceites industriales e incluso radiactividad.

Para evadir los problemas que pueden generar los contaminantes de las aguas residuales existen mecanismos de depuración que valen para restituirles las características físicas y químicas originales.

Los principales contaminantes del agua que encontramos en las aguas residuales son:

  1. Causantes infecciosos.
  2. Nutrientes vegetales que estimulan el crecimiento de la flora acuática. Esta, a su vez, interacciona con los usos a los que se destina el agua y, al degradarse, consumen el oxígeno disuelto y producen malos olores.
  3. Productos químicos, conteniendo pesticidas, distintos productos industriales, elementos tensioactivos contenidos en los detergentes y sustancias de la descomposición de otros compuestos orgánicos.
  4. Petróleo, principalmente el proveniente de los vertidos accidentales.
  5. Minerales inorgánicos y compuestos químicos.
  6. Sedimentaciones formadas por partículas del suelo y minerales arrastrados por las crecidas y escorrentías desde las tierras de cultivo, los suelos sin protección, las industrias mineras, las carreteras y los derribos urbanos.
  7. Sustancias radiactivas derivadas de los residuos generados por la minería y el refinado del uranio y el torio, las centrales nucleares y el uso industrial, médico y científico de materiales radiactivos.
  8. El ruido, el calor y el movimiento también son formas de contaminación que alteran los ciclos vitales.
  9. Las fuentes de calor también pueden ser contaminantes cuando el vertido del agua empleada para la refrigeración de las fábricas y las centrales energéticas hace elevar la temperatura del agua de la que se abastecen.

La contaminación de ríos y arroyos por contaminantes químicos se ha convertido en uno de los problemas ambientales más importantes.

La contaminación química de los ríos y arroyos procede de:

  1. Fuentes identificables, como fábricas, refinerías o desagües de aguas residuales.
  2. No puede identificarse con precisión, como las escorrentías de la agricultura, la minería o las filtraciones de fosas sépticas o depuradoras.

Los parámetros necesarios para considerar un agua de la calidad están en función del uso que se le vaya a dar. Las exigencias de calidad han ido evolucionando a lo largo del desarrollo.

Los parámetros a considerar son:

  1. Parámetros físicos: Características organolépticas (olor, color y sabor): incolora, inodora e insípida. Todos tenemos experiencias de distintos sabores del agua de diferentes partes del país e incluso del de diferentes aguas minerales. Indica la presencia de materiales en suspensión, sustancias disueltas o microorganismos:
    1. Temperatura: a mayor temperatura, mayor probabilidad de microorganismos, pero también menor cantidad de gases disueltos.
    2. Turbidez: debido a partículas o microorganismos en suspensión. Impide el paso de la luz (se mide con el disco de Secchi).
    3. Conductividad: relacionado con la cantidad de iones en disolución. Con más de 0,2 g/l de carbonatos de calcio o magnesio llamamos a las aguas duras (producen poca espuma con el jabón, dificultan la cocción de los alimentos y atascan conducciones y calderas).
    4. Ruido: generado por industria y navegación principalmente.
  2. Parámetros químicos:
    1. DBO (demanda biológica de oxígeno): cantidad de oxígeno que consumen los microorganismos para descomponer la materia orgánica. La DBO5 se mide en ausencia de luz, a 22 ºC durante cinco días. Cuanto mayor sea la cantidad de materia orgánica presente, mayor será el consumo de oxígeno. No se utiliza en aguas limpias debido a las mínimas cantidades que se obtendrían.
    2. DQO (demanda química de oxígeno): cuantifica la materia oxidable. Es un método más rápido pero menos fiable pues oxida (con un oxidante fuerte como el permanganato potásico) tanto la materia orgánica como la inorgánica (se utiliza para aguas más limpias).
    3. COT (carbono orgánico total): se deseca y los residuos se queman midiendo la cantidad de CO2 que se produce, lo que nos da una idea de la cantidad de materia orgánica presente.
    4. OD (oxígeno en disolución): los descomponedores consumen oxígeno por lo que su concentración nos informa de la actividad de los organismos descomponedores de materia orgánica. Por debajo de 4 mg/l se consideran aguas anóxicas. Se desarrollan entonces microorganismos anaerobios que generan residuos como metano o ácido sulfhídrico.
    5. Fósforo: suele ser el factor limitante en el desarrollo de los microorganismos. Generalmente atrapado en el fondo de lagos (u océanos); cuando se aporta al agua (detergentes o abonos), produce el desarrollo de microorganismos y la eutrofización de las aguas.
    6. Otros parámetros: concentración de sales (dureza), pH.
  3. Parámetros biológicos (o indicadores biológicos): Cuantifican la cantidad y el tipo de microorganismos que habitan las aguas. El agua potable no debería contener ningún microorganismo patógeno.
    1. La Escherichia coli es una bacteria indicador de la contaminación por aguas fecales. Midiendo una serie de parámetros en cultivos (color, gases desprendidos, etc.), podemos hacer una estimación del número de microorganismos presentes.
    2. También se utilizan organismos superiores como bioindicadores indirectos: larvas de insectos, peces, etc.

SI TE INTERESA DESARROLLAR TUS CAPACIDADES EN EL CAMPO DEL MEDIO AMBIENTE, ENTRA EN CEUPE E INFÓRMATE SOBRE NUESTROS MÁSTERS DE MEDIO AMBIENTE - CALIDAD - RENOVABLES.

¿Cómo se organiza la cocina en los bares, eventos ...
¿Qué son los planes de recompensa y reconocimiento...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Sábado, 23 Febrero 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa