Universidad Rey Juan Carlos

El futuro, que ya es presente: La economía colaborativa

El futuro, que ya es presente: La economía colaborativa

El origen del concepto de economía colaborativa reside en el propio ser humano. Somos seres gregarios. Nacimos y nos criaron para agruparnos, compartir y cooperar.
Este concepto de economía colaborativa se apoya en principios básicos como son la solidaridad intrínseca del ser humano y la degradación del medio en el que vivimos en base a un sistema productivo planteado de forma lineal, obsoleto y que pide a gritos un cambio de paradigma hacia modelos más sostenibles.

Profundizando en qué determina este sistema, es importante identificar las vertientes que influyen a las diferentes fórmulas en que se basa el concepto de economía:

  • Mercados de redistribución. Cuando se toma un artículo usado que tiene dueño y pasa de un lugar que no es necesario a un lugar donde sí lo es. Se estira la vida del producto y reduce el derroche.
  • Estilo de vida colaborativo. El intercambio de recursos como dinero, habilidades y tiempo.
  • Servicio de producto. Es el que se produce cuando pagas por el beneficio del pro­ducto. Por lo que éste hace por mí sin poseerlo directamente.

En base a los sistemas de economía colaborativa, la actividad relacionada directa o in­directamente como actividad turística encajarían dentro del sistema de “Estilo de vida colaborativo” y de “Servicio de producto”.
Las tendencias clave que impulsan esta transformación están basadas en avances tecno­lógicos, aunque también está siendo muy significativa la incidencia de los nuevos mode­los de negocio para el cliente basados en gestión de relaciones, como pueden ser e-shop, e-mall, e-subasta, e-procurement, e-marketplace, comunidades electrónicas, e-corredores y e-intermediarios así como las nuevas formas de marketing online, branding de destinos y de consumo.

                                           logos-economía-colaborativa

La economía colaborativa en el sector turístico

A) Estilo de vida colaborativo. Como hemos comentado anteriormente, a partir de este sistema se apuesta por un intercambio de “recursos, habilidades y tiempo”. En este caso la actividad facilitadora de un servicio incide sobre la experiencia del turista y proporciona una actividad que relaciona al visitante con el destino. Los ejemplos que hemos encontra­do en relación a este sistema propuesto son:

  • Turismo de experiencias: Actividades que relacionan el destino y el turista por medio de sujetos conocedores del destino y de las experiencias que en él se puede desarrollar.
  • Restauración: A partir de este tipo de iniciativas el turista puede conocer la gastro­nomía del destino a partir de sus propios habitantes.

B) Servicio de producto: La relación entre actividad turística y aprovechamiento en el uso de determinados medios abre un amplio abanico de posibilidades a potenciales dis­tribuidores de productos y servicios potencialmente turísticos. Estos casos se resumen en pagar por un disfrute directo del producto/servicio. En esta línea las opciones se diferen­cian entre:

  • Transporte. El transporte es una de las principales actividades en relación con el sec­tor de los viajes. Si no hay transporte la realización de la actividad turística se com­plica, con lo que su existencia se hace indispensable un medio que comunique al turista con el destino. La economía colaborativa tiene soluciones ante esta proble­mática y encontramos diferentes opciones:
  • Compartir coches, trayectos o parking. La economía colaborativa hace posi­ble que no sea necesario disponer de un coche en propiedad y sacar el máximo partido al gran parque automovilístico que hay en las ciudades y a la impor­tante densidad de personas en los núcleos urbanos.
  • Compartir bicicleta. El uso de la bicicleta como medio de transporte durante las visitas turísticas a determinados destinos suele ser una actividad muy ha­bitual. El ciclo turismo se impone como una tendencia consolidada que necesi­ta del uso de la bicicleta para poder desarrollarse.
  • Alojamiento. El alojamiento es otras de las principales actividades turísticas dado que el realizar turismo necesariamente incluye pernoctación. Es aquí donde sur­gen mayor número de iniciativas, estructuradas en diferentes sub-modelos:
  • Alojamiento temporal p2p. Esta clasificación se desarrolla a través de un in­tercambio económico, o de recursos de cualquier tipo, por el aprovechamiento de un lugar determinado a partir de un servicio de pernoctación. A través de este aprovechamiento existe un intercambio de recursos, sean económicos o del tipo acordado entre el alojado y el alojador.
  • Intercambio de casas. A través de este tipo de servicios es posible intercam­biar viviendas con fines vacacionales.
  • Habitaciones en pisos compartidos.

Con datos de 2013, constatamos que este sector produce un flujo de 60,66 millones de tu­ristas llegados a España, ingresos por encima de los 45.000 millones de euros y más de un 10% del PIB español (Fuente Exceltur 2013). El sector turístico es uno de los principales pilares de la economía española, por lo que todo lo que incida en estos resultados preocu­pa a los agentes implicados.

Modelos económicos utilizados en el sector hotelero

La relación más directa que este sistema de economía colaborativa proporciona en re­lación al sector turístico, y más directamente a la capacidad de alojamiento de este, es el que mencionamos anteriormente sobre “Alojamiento Temporal p2p”. En base a esta clasifi­cación hemos realizado un análisis sobre el modelo de negocio de las empresas que están proporcionando este servicio, y realizando una subclasificación que nos ayude organizar los modelos:

  • Modelo de pago por el anfitrión: Este modelo se caracteriza por ser el propio an­fitrión el que publica la vivienda en determinadas plataformas, el que realiza un desembolso por la realización de la transacción. Existen las posibilidades de que se comisione la visita o que se pague un fijo por la presencia del hotel la plataforma. Las plataformas que funcionan bajo esta clasificación son:
  • Villas.com. Comisión mínima del 15% sobre el precio que recibe el anfitrión.
  • Bedycasa.com. Comisión del 15% sobre el precio que propone el anfitrión.
  • 9flats. Comisión del 15% para el anfitrión.
  • Niumba. 3% de comisión para el inquilino o un precio fijo por anuncio anual de 199€ sin IVA.
  • Alterkeys.com. Una comisión sobre el precio propuesto por el anfitrión que os­cila entre 10% y 15% del precio del alojamiento, según factores como la duración de la estancia, la localización del alojamiento o la cuantía total de la reserva.
  • Homeaway. Pago de un fijo anual para el anfitrión por la publicación del artículo se parte de 10,75€ al mes sin IVA y 0% comisionado.
  • Only-apartments. Esta compañía realiza un cobro de un 18% por transacción realizada.
  • Rentalia. Poseen 3 paquetes de precios fijos para permitir la publicación en la plataforma y con diferentes ventajas. La diferenciación se realiza según la dura­ción del contrato:
  1. Classic. 65€ 4 meses o 95€ 12 meses.
  2. Premium. 120€ 4 meses o 195€ 12 meses.
  3. Platinum. 365€ 4 meses o 595 12 meses.
  • Modelo pago por los alojados: Este modelo consiste en que son los alojados los que corren con el gasto de la comisión que las plataformas cobran por proporcio­nar el servicio:
  • Casapordías.com. Se carga el 10% de la reserva al huésped.
  • Couchsurfing.org. Modelo de cuentas verificadas, a través del cual se cobra al viajero una verificación de 19€ por el uso de la plataforma.
  • Windu. Esta plataforma es gratuita para los anfitriones, pero los alojados pagan una comisión del 18%.
  • Workaway.com. Cobran 22€ cada 2 años a los voluntarios que quieren tener la posibilidad de participar en los proyectos.
  • Ok Apartment Barcelona. A través de este modelo, el dueño del piso no paga ninguna cantidad a la empresa que gestiona las reservas, sino que simplemente el margen es abonado por el cliente final. La comisión es regresiva sobre el nú­mero de apartamentos. Empieza con el 25%, disminuye al 22% a partir del segun­do apartamento y continua con un 20% a partir del número 16.
  • Modelo Comisionado mixto: De una manera más redistributiva existe un modelo mixto que distribuye la comisión entre los 2 agentes implicados directamente en la actividad. Abonan las comisiones tanto el anfitrión como la persona que quiere disfrutar del alojamiento. Las plataformas que utilizan este modelo son:
  • Airbnb. Cobro de una comisión de un 3% sobre reserva realizada para el anfi­trión y entre un 6% o un 12% para el huésped.
  • Bemate.com. Comisión del 5% para el anfitrión y un 10% para el huésped.
  • Modelo sin ánimo de lucro: Aunque de una forma más residual existen modalida­des sin ánimo de lucro, intentando facilitar el contacto a través de una plataforma que pone en común demandantes con oferta de una determinada actividad:
  • WWOOFER. Plataforma sin ánimo de lucro.
  • Workyland. Plataforma de intercambio de trabajos/servicios por alojamiento enfocada en emprendedores. Su modelo se basa en una suscripción mensual en tramos de 3, 6 y 12 meses, con unos precios que oscilaban entre los 8€ mensuales de media.

SI ESTÁS INTERESAD@ EN ESTUDIOS DEL ÁREA DE TURISMO, INFÓRMATE EN CEUPE DE NUESTROS PROGRAMAS Y TITULACIONES DE POSTGRADO EN TURISMO.

El Turismo Rural como ejemplo de turismo sostenibl...
Estaciones de tratamiento de aguas
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 22 Octubre 2017

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa