Masters y MBA online y a distancia
Universidad Rey Juan Carlos

El ciclo del agua

El ciclo del agua

El conjunto de agua que circula por el sistema atmósfera-hidrosfera-litosfera constituye el ciclo hidrológico. Este concepto implica la transferencia de agua de unas zonas a otras. La evaporación y transpiración seguida de la condensación y posterior precipitación ase­guran el continuo abastecimiento haciendo del agua un recurso renovable.

El ciclo del agua se inicia cuando una parte del vapor de agua de la atmósfera se condensa y pre­cipita (ya sea en forma de agua o nieve). Parte de la precipitación se evapora en caída y parte es interceptada por la vegetación, edificios...etc.

El agua que alcanza la superficie parte queda retenida en forma de almacenamientos su­perficiales y vuelve a la atmósfera en forma de vapor y otra parte circula por la superficie (escorrentía superficial) y se concentra en canales de drenaje que desembocan en el mar o se infiltra en el terreno. Por último, parte de la precipitación se infiltra en el terreno relle­nando poros o fisuras del medio. Buena parte de la infiltración no desciende hasta la parte saturada quedándose en la zona no saturada donde vuelve a la atmósfera por evaporación y/o transpiración de las plantas.

                                        el-ciclo-del-agua

El flujo del agua en el ciclo es muy irregular tanto en el espacio como en el tiempo, por lo que algunos de los componentes del ciclo (infiltración y evapotranspiración) son muy va­riables. La acción humana también produce cambios; la construcción de presas y canales por ejemplo o la deforestación y repoblación, producen cambios significativos en el ciclo.

El balance hídrico

En una primera aproximación podemos decir que el balance hídrico adopta la siguiente expresión:

Entradas = Salidas +/- Variaciones de Almacenamiento.

Las entradas a la ecuación comprenden la precipitación total (P), como lluvia o nieve que va a alcanzar el terreno y los aportes de agua exterior al sistema, superficial (Ims) y subterránea (Ima).

Las salidas incluyen la evapotranspiración (ET) y los flujos superficiales (A) y subterráneo (F) que salen del territorio. LA evapotranspiración comprende el volumen de agua utili­zado por la vegetación (transpiración) y la que se evapora directamente del suelo y de la cubierta vegetal (evaporación).

Consecuentemente la ecuación del balance hídrico adopta la siguiente expresión:

P+ Ims + Ima – ET – A – F =0

Considerando que no haya importaciones exteriores al sistema y suponiendo el recurso superficial y subterráneo como único (aportación total At= A+F) la expresión queda como sigue:

P- ET= At

                                                           balance-hídrico
                                                                                                    Balance hídrico

Algunos datos interesantes…

La evaporación global es de casi 486.000 km3/año siendo mayor en el mar (1,2 m/año) que en los continentes (0,45 m/año).

Del mismo modo, la evaporación del agua del mar supera la de la lluvia (1,1 m/año en el mary 0,73 en los continentes). Esta diferencia es la humedad que el viento transporta del mar a los continentes o el agua que los ríos y acuíferos devuelven al mar.

Esta parte del ciclo del agua está prácticamente equilibrada, ya que la capacidad de la atmósfera es muy pequeña. La parte no equilibrada del ciclo del agua es la correspondiente a las grandes reser­vas de agua dulce (la fusión de hielos y la sobreexplotación de acuíferos están conducien­do a un aumento del nivel del mar). Sin embargo, los desequilibrios son tan pequeños, en relación con los volúmenes de agua involucrados, que son difíciles de notar.

La visión del ciclo del agua se completa con la de las reservas, los volúmenes de agua disponible en cada uno de los “depósitos” (mar, acuíferos, ríos, etc).

Cabe destacar que la mayoría del agua es salada. Las grandes reservas de agua dulce es­tán en forma de hielo, sobre todo en la Antártica y en Groenlandia. Las reservas de agua dulce próximas son las de agua subterránea. Sumando estos tres depósitos (mar, hielo y aguas subterráneas) resulta el 99,98% del agua total de la Tierra. En comparación, la can­tidad de agua disponible en lagos y ríos es despreciable.

                                                                                     agua-de-la-tierra

El agua del río es la que fluye, la que da vida. Por el contrario, el agua subterránea es la que está, la queda persistencia al ciclo hidrológico y la que permite que los ríos fluyan cuando no llueve.

El agua permanece en el mar una media de 3.200 años, sin embargo, sólo está unos pocos días en los ríos o en el aire. Esto hace que los ríos sean muy vulnerables a la contamina­ción, pero también favorece que se recuperen con relativa rapidez, una vez que ha cesado la fuente contaminante.

El tiempo de residencia de las aguas subterráneas es de siglos, por lo que aún hay mu­chos acuíferos sin contaminar.

Esta visión del ciclo global del agua tiende a dar una imagen de invariabilidad y robustez que no responde a la realidad. El ciclo es inestable y sensible a pequeñas variaciones na­turales o de origen antrópico.

                                                     el-ciclo-hidrológico
                                                                                                   El ciclo hidrológico

 De los datos del Inventario Global de Recursos Hídricos tomados a partir del US Geo­logical Survey 1964 y Agueda et al. 1983, se deduce que el 97,2% del total de agua de la hidrosfera corresponde a los océanos, el 2,15 % a los casquetes glaciares y un 0,62% a las aguas subterráneas.

El agua subterránea es la mayor fuente de agua potable y la de más fácil aprovechamiento puesto que el costo de la energía que sería necesaria para fundir glaciares o transportar icebergs hasta zonas de consumo queda fuera de toda lógica.

El porcentaje de agua que puede ser utilizada directamente por el hombre, representa el 0,65 % del total, incluyendo las aguas superficiales. Esta cantidad sería insuficiente si la reserva fuese estática pero como sabemos la dinámica de la hidrosfera hace que el agua sea un recurso renovable.

Si te interesa desarrollar tus capacidades en el campo del Medio Ambiente, entra en CEUPE e infórmate sobre nuestros Másters de Medio Ambiente - Calidad - Renovables.

Autorización de vertido
Seguridad alimentaria en hoteles
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 17 Octubre 2018

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa
1
                1539736781
54.198.15.20
United States | Virginia | Ashburn
NO_ID
Direct
web
NO_TARGET
https://www.ceupe.com/blog/el-ciclo-del-agua.html