Masters y MBA online y a distancia

¿Cómo identificar fortalezas y debilildades en aulas IM?

¿Cómo identificar fortalezas y debilildades en aulas IM?

Sería terrible que pidiésemos a los alumnos, padres y profesores que trabajasen en programas innovadores de las IM y después tuvieran que hacer las pruebas clásicas de siempre. Estaríamos dando un mensaje paradójico a los estudiantes y a sus familias, algo así como: existen ocho maneras de aprender y trabajar, pero, al final, te voy a evaluar como siempre.

La teoría de Gardner (1993) propone un nuevo modelo de identificar fortalezas y debilidades en el contexto del aprendizaje. Ese progreso es una reestructuración fundamental previa que debe realizarse para poder llegar a evaluar. No tanto en base a pruebas formales estándar como atendiendo a la filosofía de las IM.

Muchos autores, pedagogos y psicólogos han avalado las tesis de Gardner en este sentido: Herman, Aschabacher y Winters (1992); Todos han considerado que las auténticas medidas de evaluar al estudiante consisten más en analizar previamente un constructor de fortalezas y debilidades. Debemos ser capaces de ver qué han aprendido en el contenedor educativo (de forma muy parecida a lo que después encontrarán en la vida real) y para qué les vale realmente.

La comprensión como clave de la fortaleza en el aprendizaje.

Hay algunos momentos en la vida del estudiante que marcan su aprendizaje, se llaman experiencias cristalizantes. Cualquier persona que revise su aprendizaje recuerda a un maestro que le hizo comprender las matemáticas o la lengua, o que le dio algo clave en un momento concreto.

Es inevitable que hablemos de currículo cuando hablamos de IM, aunque la mayoría de nosotros creemos que no todo se aprende en los libros. La realidad es que los libros nos han sido de gran ayuda en el aprendizaje para comprender.

No es coherente hablar de las fortalezas y debilidades de las IM si no se ha adoptado en el aula una postura clara de lo que se debe enseñar y para qué se debe enseñar. Gardner considera que la educación debería estar orientada no tanto a lo que fuimos, sino a lo que podemos ser, para potenciar la comprensión de nuestro mundo y crear nuevos mundos. Nadie aprende a sumar, leer, escribir o a cualquier otra disciplina si no es como instrumento para reforzar nuestra comprensión de cuestiones y temas importantes para nuestro tiempo.

Los objetivos reales de la educación no son aprender, sino comprender y convivir con los demás. Para ello es imprescindible que se dé la fortaleza de la disciplina personal. Si un estudiante no es capaz de formarse como una persona equilibrada, difícilmente podrá trabajar en el mundo y no obtendrá ni éxito ni felicidad duradera.

La primera fortaleza de la educación es la comprensión. Sin la comprensión de las cuestiones más importantes de la época, no se puede educar. La comprensión desde la perspectiva de actuar con instrumentos. Un estudiante adquiere mayor comprensión estudiando los gorilas cuando puede examinar un diario de campo sobre la vida de estos animales. Puede comprender qué pasó en los campos de concentración cuando examina y compara los campos nazis con las matanzas de los hutus y tutsis.

La comprensión como fortaleza tiene que ver con pensar las razones por las que pasan las cosas y enseñar a razonar no tiene nada que ver con las matemáticas. Más bien tiene que ver con la inteligencia lógico-matemática y con la mente sintética. Cuando los estudiantes sean conscientes de que no tienen que aprender repitiendo, sino que tienen que comprender aplicando lo aprendido, podrán demostrar sus conocimientos e ideas. Podrán estar más activos en relación con el conocimiento que poseen e intentar refinar y evolucionar en la medida de lo posible.

Debilidades de la comprensión: ha existido una especie de demonización de la comprensión en el aula. Puede haber sido una negación del tema. Si de verdad creemos que la comprensión es importante, y es equivalente al dominio de los temas que se han estudiado, ¿entonces por qué no se ha pedido una aplicación de la comprensión práctica en la evaluación? Una de las debilidades de ejercer la comprensión en el aula deriva de la necesidad de más tiempo. Comprender significa demostrar (desde múltiples maneras) que sabes una cosa.

La mayoría de los estudiantes, de la mayoría de centros (incluyendo los estudiantes más inteligentes), no pueden demostrar una comprensión verdadera de muchas nociones esenciales. Se da por supuesto que lo comprenden porque lo ejecutan, pero no es cierto. Se da por cierto que comprendemos el hecho de sumar porque sumamos. Se da por cierto que comprendemos el lenguaje porque escribimos, pero no es cierto. Así podríamos seguir con las capacidades cognitivas más fundamentales.

Los enemigos de la comprensión o la debilidad de la comprensión más fuerte en el aula son los guiones aprendidos o los estereotipos sobre lo que se espera de mí.

La fortaleza de la observación.

Las clases clásicas no fomentan las fortalezas de la observación. Un ejemplo claro se da cuando llevamos a los estudiantes a observar un medio: el zoo, el acuario o un museo. Los estudiantes tienen la oportunidad de abordar fenómenos que son diferentes desde una perspectiva diferente del tiempo, sin las presiones del cada día.

De la misma manera podríamos construir itinerarios de fortalezas, basados en la observación, construyendo poco a poco una comprensión mucho más sólida, gracias a los múltiples estímulos y las diferentes maneras de abordarlos.

Afrontamiento como clave de la fortaleza en el aprendizaje.

El siguiente enfoque de Gardner (1991) consiste en afrontar directamente los obstáculos para la comprensión de los mismos, es decir, no huir de lo que nos causa la dificultad. Por ejemplo, si alguien cree que no puede comprender las matemáticas, no evitarlas y tratar de afrontarlas, pero desde una perspectiva que no se haya tratado.

Ver y reconocer el problema como alumno te puede dar la oportunidad de construir tu propio andamiaje de aprendizaje, experimentando con las IM, como variables pertinentes y no pertinentes. Si alguien tiene la costumbre de pensar de una manera única, entonces esta competencia no es para él.

El caso es que los profesores deben de estimular claramente la comprensión y hacer un ejercicio de fortalezas que estimule cómo comprender desde diferentes perspectivas. Así, aprenderán gradualmente los estudiantes a controlar aquello que les causa mayor dificultad y a inculcar en ellos el hábito de la comprensión.

¿Qué es el lenguaje del pensamiento?

El lenguaje del pensamiento abarca las muchas formas en que describimos los estados y procesos mentales tanto propios como de los otros. Por ejemplo, utilizamos el lenguaje del pensamiento cuando hablamos acerca de procesos de pensamiento involucrados en el desarrollo de una teoría, al examinar un postulado, al tomar una decisión o al crear una obra de arte. Las lenguas tienen un infinito número de términos sutiles para definir el pensamiento.

El vocabulario del pensamiento puede dividirse en términos de tres funciones diferentes:

  1. Términos que marcan una postura epistémica
  2. Términos que describen un proceso intelectual
  3. Términos que describen un producto intelectual

Los términos que se refieren a productos intelectuales son sustantivos que nombran y marcan diferencias entre tipos de ideas (ideas que típicamente son producto de un proceso de pensamiento o juegan un papel particular en el proceso de pensamiento). La palabra idea es en sí misma un término amplio con el que nos referimos a un producto intelectual, frecuentemente usado para cubrir un amplio espectro de productos mentales, desde soluciones a insights, de sugerencias e intuiciones. Pero la palabra idea, tiende a ser genérica, y cuando específicamente así se desea, se puede tener a disposición una cantidad de términos que describen productos intelectuales que diferencian distintos tipos de ideas o productos (términos como conclusión, hipótesis, opinión, solución, razonamiento, postulado y teoría).

Naturalmente, las funciones de estos tres grupos de términos están relacionadas: los procesos intelectuales tienden a ser posturas epistémicas que a su vez tienden a transformarse en productos intelectuales.

¿Realmente el pensamiento involucra sentimiento? Todo el tiempo. Consideremos la descripción de William James acerca de una instancia de pensamiento en la que “la transición de un estado de incertidumbre y perplejidad a una de comprensión racional llena de tranquilidad y placer”.

Incertidumbre, confusión, inquietud y consternación son sentimientos que acompañan el pensamiento, así como los sentimientos de alegría, deleite, tranquilidad, emoción y apreciación estética.

  1. Aunque los psicólogos y filósofos algunas veces dicotomizan la cognición y el afecto, el lenguaje del sentimiento abunda en el lenguaje cotidiano del pensamiento.
  2. Los matemáticos hablan del placer de una prueba elegante.
  3. Los poetas hablan de la belleza de una imagen.
  4. Los científicos hablan de la emoción del descubrimiento y la felicidad de la verificación.

Sin duda alguna, los sentimientos de felicidad y sorpresa que acompañan frecuentemente al trabajo intelectual juegan un papel importante en el pensamiento que el filósofo Israel Sheffler ha descrito como “emociones cognitivas”. Argumenta que no solo estas caracterizan el pensamiento, sino que también son epistemológicamente relevantes a la práctica de la razón ya que ofrecen información importante acerca de las creencias, predicciones y expectativas del pensador.

Las emociones negativas también abundan en el pensamiento. Por ejemplo, se dice que uno de los dolores más grandes de la experiencia humana es el dolor de una nueva idea. El aprendizaje de un material difícil puede verse como una tarea tortuosa para el escolar. El pensar bien puede ser difícil, y con frecuencia nos sentimos frustrados e enojados ante las dificultades para llegar a la conclusión, la decisión o la creencia correcta. Lógicamente, es posible evitar las emociones negativas asociadas con el pensamiento. Según el filósofo chino Lao Tse: “abandone el aprendizaje y se sentirá libre de problemas y de tensiones”.

SI ESTÁS INTERESADO EN DESARROLLAR TUS CAPACIDADES EN EL CAMPO DE LA EDUCACIÓN, ENTRA EN CEUPE E INFÓRMATE SOBRE NUESTROS MÁSTERS Y CURSOS EN EDUCACIÓN Y SALUD.

Valora este artículo del blog:
¿En qué consiste la Auditoría de RRHH?
Control de riesgos en la gestión de sistemas
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Domingo, 19 Mayo 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa