Masters y MBA online y a distancia

¿Qué son las neuronas espejo?

¿Qué son las neuronas espejo?

Todo lo que sabemos de neurociencia, educación y psicología ha sido modificado en las últimas décadas por uno de los descubrimientos más fascinantes jamás imaginado: las neuronas espejo. El cerebro conquista, copia, imita, siente y actúa. Sabíamos que teníamos instinto de imitación, de sentir el sufrimiento del otro, de padecerlo incluso, pero no habíamos sido capaces de explicar exactamente por qué pasa.

Los humanos, y también los grandes primates, tienen la capacidad de predecir, interpretar y planificar la conducta de otros de su especie. Cuando el equipo de Giacomo Rizzolatti descubrió las neuronas espejo, fue un momento muy emocionante, una gran alegría ya que, a partir de ese instante, se abrió todo el campo de aplicación de dichas neuronas a la empatía, la imitación o el aprendizaje.

Hablar de neuronas espejo es hablar de transmisión de cultura y aprendizaje. Las mentes se pueden conectar por un sistema increíble que nunca había sido explicado. A veces somos capaces de intuir lo que está pensando otra persona. Este detalle nos da una ventaja evolutiva insalvable, han tenido que pasar muchos siglos para que comprendamos cómo y de qué manera piensa, siente o actúa el otro. Todo esto son las neuronas espejo.

Durante años hemos intentado comprender cómo piensan los demás, cómo sienten o lo que van a hacer. De repente, los científicos descubren que, cuando sientes, escuchas o ves algo, hay un tipo de neurona que se activa y participa en todo lo que pasa. Aunque el descubrimiento sea reciente, siempre hemos intentado comprender la mente de los demás. Ya los antepasados se preguntaban cómo funcionaban las mentes.

Neuronas espejo

Cuando sentimos, aprendemos, caminamos o vemos, nuestra mente se activa y participa no solo de lo que pasa en mí, sino también de lo que pasa en los otros. ¿Cómo podemos entender este fenómeno? Cuando leemos filosofía, poesía o arte, podemos comprender que estos seres tenían la capacidad de transmitir lo que sus coetáneos estaban sintiendo, pensando o reflexionando.

Las mentes se conectan en espejo, la psicología social lo demuestra, pero el descubrimiento de las neuronas espejo es algo extraordinario porque le dio un vuelco gigante a cómo habíamos concebido el cerebro hasta ahora.

Se sabía que el cerebro estaba dividido en funciones y áreas de competencias:

  1. Uno para el control motor
  2. Otro para la visión
  3. Otro para el oído
  4. Otro para pensar

Pero resulta que la neurona es la que se activa cuando cogemos algo es la misma que cuando estamos quietos o inmóviles.

Por eso se llaman neuronas espejo, porque cuando contemplamos a otro hacer algo es como si estuviésemos en realidad contemplando nuestra propia acción refleja. Así pues, somos espejos de los otros. Este es el denominado mecanismo especular, fundamental en el aprendizaje. Porque tras cada acción que estoy viendo que hace el otro, yo también me estoy conectando a ese acto, ese pensamiento o ese sentimiento. Así que, mediante esa conexión de neuronas espejo, podemos acceder al estado mental también que les condujo a actuar. Un estado mental subyacente, tras esa acción.

La respuesta está en las neuronas espejo que reflejan las sensaciones y emociones de los demás, haciendo que las sintamos en nuestra piel, casi como si fuesen nuestras. Si no fuera por ellas, ¿cómo explicaríamos que seamos capaces de emocionarnos cuando vemos una escena en el cine o el teatro? ¿Por qué lloramos cuando vemos un actor interpretando un papel si sabemos que no es cierto? Porque estamos conectando con la emoción que nos quiere trasmitir.

Nuestro cerebro es un radar andante, especializado en captar todo lo que le rodea. Cualquier cosa, cognitiva o metacognitiva. Le importa más saber qué pasa que a quién le pasa porque tú como individuo tienes una identidad muy subjetiva en términos de neuronas espejo.

Hay un experimento muy interesante llevado a cabo en la Universidad de California, sobre neuroimágenes. Consiste en medir el cerebro de una persona y observar qué acciones son las que realiza “realmente” y cuáles está viendo que se “están realizando”. Esto sugiere que existe un vínculo muy fuerte entre neuronas espejo e imitación. Pero, ¿se puede imitar sin neuronas espejo? Sí, se podría. Podríamos imitar sin captar los sentimientos, como si se tratase de una reproducción sin ver los estados mentales asociados con lo que hago. A esto se denomina imitación sin conexión mental, sin lectura de la mente del otro.

El lenguaje y las neuronas espejo

Una gran parte de la neurociencia se ha dedicado a descodificar las manos, para entender las emociones y vincularlas al cerebro. Cuando movemos las manos, usamos las neuronas espejo para interpretar lo que estoy sintiendo que tú estás sintiendo. La idea es fascinante. Incluso antes de hablar, las neuronas espejo servían para la comunicación no verbal. Se activan cuando hago algo, y cuando no lo hago, creando una paridad en el lenguaje. Eso explicaría, por ejemplo, cómo somos capaces de comprender lo que está diciendo otra persona en otra lengua sin conocerla. Porque somos capaces de leer y sintonizar con sus microgestos (básicamente, sus manos) y saber qué nos está diciendo. No es magia, son neuronas espejo.

Los hombres se pasan la vida haciendo cosas con las manos. Las manos son muy importantes en relación al lenguaje y en relación al flujo de las neuronas espejo. Realizamos miles de actos cotidianos que ejecutamos con una precisión milimétrica. Las neuronas espejo detectan el movimiento de las otras manos y enseñan a las propias a imitarlas. Desde que nacen, lo perfeccionan y no solo repiten, es más profundo, más sofisticado. Estas neuronas pueden detectar no solo la acción, sino también la intención. Identifican las intenciones que hay detrás. Esto tiene consecuencias increíbles. Así precisamente ajustan nuestras acciones. No nos damos cuenta de esto porque es un mecanismo inconsciente, automático.

Es importante ver la relación entre el estímulo exterior y cómo este activa una neurona espejo de alguien que está frente a mí. Pero luego viene algo más complicado, a través de las neuronas espejos, se transmite el estímulo exterior mediante la ínsula a las emociones. Estas, que no tenían que ver con las neuronas espejo, ahora sabemos que influyen a la empatía.

Los niños que imitan conductas o expresiones activan ciertas áreas de su cerebro que tienen que ver con la empatía. Cuando más se activan estas áreas y más se entrenan, más empáticos son. Por tanto, hay un vínculo muy estrecho entre la actividad entre estas regiones cerebrales y la tendencia a tener empatía. Básicamente funcionan de la siguiente manera: cuando yo te veo sonreír, mis neuronas espejo crean una especie de frecuencia imitatoria y luego envían estas señales al sistema límbico para acabar sintiendo lo que tú sientes.

Riendo o estando triste se puede influir en la mente. Las emociones son contagiosas, si muchos alumnos están felices en una clase, el último que se incorpora acaba sintiéndose potencialmente más feliz. Esto es porque esta trasmisión de emociones existe realmente. Otra manera es actuar como si ya estuvieras feliz y así tu mente modelaría a tu cerebro para que seas más feliz, influyendo también sobre los otros.

Estas neuronas también nos pueden decir muchas cosas sobre trastornos mentales o sobre el autismo. Las interacciones humanas son muy importantes, ¿qué pasa, pues, con los que no pueden interactuar con los demás? Si el hecho de que yo te mire y te imite facilita las interacciones de un modo natural, quizás aquellos que tienen problemas con la activación de las neuronas espejo tienen problemas con la interacción. En los pacientes de autismo hay actividad reducida de las neuronas espejo. Lo bueno es que podemos hacer una intervención. Es decir, que se podría precisamente entrenar a esas neuronas espejo para conseguir una mayor capacitación de los autistas. Estamos al principio de las neuronas espejo y todavía hay muchas cosas que descubrir.

Estamos descubriendo un mundo nuevo en el que podemos decir que somos realmente libres. Nos estamos dando cuenta de qué es la conciencia y hasta estamos procesando cómo curar enfermedades tan importantes como el autismo.

¿Por qué imitamos?

Las neuronas espejo se sitúan en el cerebro, son pequeñas células, y fueron denominadas neuronas motoras. Sus características principales es generar disparos eléctricos que producen una acción, al observar una acción realizada por otro. El mecanismo es la transformación sensorial (proviene de los sentidos) en información motora, puede ser también la planificación del movimiento en sí.

El cerebro se divide en lóbulos y, debajo de estos, en estructuras corticales. Cada uno de esos lóbulos tiene ciertas funciones específicas.

Las neuronas espejo se encuentran básicamente en:

  1. El lóbulo frontal (planificación y ejecución del movimiento, la sensibilidad táctil)
  2. Lóbulo parietal (integral la información de los sentidos, en una imagen corporal)
  3. En la corteza insular (relacionada con las emociones y el dolor)
  4. En el cíngulo (relacionado con emociones y dolor)

El descubrimiento se le atribuye a Rizzolatti, un neurocientífico de Padua que, en 1996, publica el artículo en el que describía las neuronas espejo. No las nombró ni siquiera, ya que las descubrió por accidente. Estaba investigando otras neuronas en las cortezas premotoras que se encargan de la planificación del agarre cuando se dio cuenta de que esas neuronas se activaban cuando se realizaba la acción de agarrar algo, pero también cuando el investigador agarraba el alimento. Estas primeras investigaciones se hicieron con macacos. Él había introducido unos electrodos en la corteza de los macacos para poder controlar la actividad eléctrica de ciertas partes específicas mientras hacía actividades. Resultó que el macaco tenía que coger un cacahuete y, al hacerlo, se activaban los disparos eléctricos de la neurona. Dejaron el aparato encendido cuando un estudiante del laboratorio de Rizzolatti se estaba comiendo un plátano, al cogerlo para comérselo, el macaco lo vio y se disparó la neurona de este.

En este vídeo se puede observar el instinto de imitación en algunos macacos: 

 

SI ESTÁS INTERESADO EN DESARROLLAR TUS CAPACIDADES EN EL CAMPO DE LA EDUCACIÓN, ENTRA EN CEUPE E INFÓRMATE SOBRE NUESTROS MÁSTERS Y CURSOS EN EDUCACIÓN Y SALUD.

¿Qué es el gaming social?
Tipos de despilfarro
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Lunes, 18 Febrero 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa