Masters y MBA online y a distancia

¿Qué es el riesgo eléctrico?

¿Qué es el riesgo eléctrico?

El accidente eléctrico es casi siempre previsible y, por lo tanto, evitable. El accidente nunca debe ser considerado como algo irremediable; hemos de tener la completa convicción de que son evitables. La teoría de la casualidad ha de ser sustituida por la de la causalidad; de esta manera, veremos que una disminución de los accidentes es posible si suprimimos el riesgo y ponemos en vigor y perfeccionamos una serie de normas de conducta exenta de errores.

Daños provocados por la corriente eléctrica

La corriente eléctrica circulando por el cuerpo humano provoca la alteración de funciones y lesiones que pueden ocasionar la muerte. Dentro de los efectos que provoca la corriente eléctrica sobre el cuerpo humano, podemos distinguir dos aspectos: el físico y el fisiológico.

El peligro de la corriente eléctrica viene definido físicamente por:

  1. Intensidad
  2. Frecuencia
  3. Tiempo de duración

Efectos de la corriente eléctrica sobre el cuerpo humano

Los efectos producidos por la corriente eléctrica se pueden clasificar en: directos e indirectos. Los directos se clasifican en principales y secundarios.

Principales

Secundarios

Fibrilación ventricular (paro del corazón)

Quemaduras internas

Paro respiratorio (asfixia)

Quemaduras de superficie

Tetanización muscular (rigidez muscular que impide soltar los objetos asidos)

Trastornos de los sistemas nervioso, renal, ocular y auditivo

Los efectos directos principales son los provocados, inmediatamente, al pasar la corriente por el cuerpo humano; los efectos directos secundarios son los que, al pasar la corriente por el cuerpo humano, tardan algo más en el tiempo que los principales. Los efectos indirectos son actos reflejos del individuo al pasar la corriente por el cuerpo, como la pérdida de equilibrio, los golpes contra objetos, etc.

Volviendo a los efectos directos de la corriente eléctrica, podemos definir:

  1. Tetanización muscular: anulación de la capacidad muscular que impide la separación, por sí mismo, del punto de contacto. Con relación a este fenómeno, se define el concepto de corriente límite, que corresponde al valor de intensidad por el que una persona no puede separarse por medios propios del contacto eléctrico.
  2. Paro respiratorio: se produce cuando la corriente circula de la cabeza a algún miembro, atravesando el centro nervioso respiratorio. La paralización puede prolongarse después del accidente, de aquí la necesidad de una práctica continua de la respiración artificial durante varias horas.
  3. Asfixia: se presenta cuando la corriente atraviesa el tórax. Impide la contracción de los músculos de los pulmones y, por tanto, la respiración.
  4. Fibrilación ventricular: su efecto sobre el organismo se traduce en un paro circulatorio por rotura del ritmo cardíaco. Se produce cuando la corriente pasa por el corazón.
  5. Quemaduras: producidas por la energía que se libera al pasar la corriente eléctrica (efecto Joule). En igualdad de condiciones técnicas, la gravedad de la lesión está en función del órgano o parte del cuerpo afectada. Con relación a las fibras nerviosas, los fisiólogos han determinado que no pueden resistir temperaturas mayores de 45 °C. Un calentamiento excesivo de núcleos nerviosos vitales puede dar lugar a parálisis localizada.

Resumiendo, los efectos de la corriente eléctrica sobre el organismo dependen de los siguientes factores:

  1. Intensidad de corriente.
  2. Resistencia óhmica del organismo.
  3. Tiempo de contacto de la corriente eléctrica por el cuerpo.
  4. Recorrido de la corriente a través del cuerpo.
  5. Tensión.
  6. Trayectoria que sigue la corriente por el organismo.
  7. Naturaleza de la corriente.
  8. Frecuencia en corriente alterna.
  9. Condiciones fisiológicas del accidentado.

Influencia de la intensidad de la corriente

Considerando el cuerpo humano como una resistencia eléctrica, la intensidad que recibe un accidentado depende de su tensión y resistencia, de acuerdo con la ley de Ohm.

Intensidad (A) = Tensión (V) / Resistencia (Ω)

Por tanto, cuanto mayor sea la tensión, mayor será la intensidad, siempre que haya suficiente potencia de alimentación. Según el nuevo reglamento electrotécnico para baja tensión, las instalaciones eléctricas de baja tensión se clasifican según las tensiones nominales que se les asignen.

 

Corriente alterna

(Valor eficaz)

Corriente continua

(Valor medio aritmético)

Muy baja tensión

Un ≤ 50V

Un ≤ 75V

Tensión usual

50 < Un ≤ 500V

75 < Un ≤ 750V

Tensión especial

500 < Un ≤ 1000V

750 < Un ≤ 1500V

Los voltajes considerados como de baja tensión, 220 V y 380 V, pueden producir intensidades que provocan la electrocución. Respecto al concepto de baja o alta tensión, se debe tener en cuenta que la corriente eléctrica de baja tensión provoca la muerte por fibrilación ventricular, al contrario que la de alta tensión, que lo hace por destrucción de los órganos.

Los efectos fisiológicos producidos por la corriente eléctrica en el organismo humano, en situaciones normales, para personas adultas con un peso mínimo de 50 Kg, suponiendo que la corriente circula al tocar la parte externa de dos extremidades y para la frecuencia de 50/60 Hz,

Son los siguientes:

  1. De 0 a 3 mA: prácticamente imperceptible. Umbral de percepción. No hay riesgo.
  2. De 5 a 10 mA: movimientos reflejos musculares (calambres) y pequeñas alteraciones del sistema nervioso.
  3. De 10 a 15 mA: contracciones musculares. Tetanización de los músculos de los brazos y manos que se oponen a soltar los objetos que se sostienen. Dificultad de respiración. Aumento de la presión arterial.
  4. De 15 a 30 mA: irregularidades cardíacas. Fuerte efecto de tetanización. Afecta a los músculos respiratorios y, a partir de los 4 segundos, aparecen los síntomas de asfixia. Quemaduras eléctricas.
  5. Mayor de 30 mA: se produce la fibrilación ventricular del corazón.
  6. Mayor de 10 A: el corazón sufre una parada durante la circulación de la corriente; si el tiempo es menor de 1 minuto, puede recuperar su actividad normal.

Las quemaduras eléctricas se producen por el efecto térmico desarrollado por la corriente eléctrica en su trayectoria. Los efectos de la corriente continua son generalmente menos peligrosos a igualdad de tensión e intensidad que las corrientes alternas a 50 Hz, en una proporción 4 veces menor.

Influencia de la tensión y resistencia del organismo

La intensidad de corriente eléctrica que pasa por el cuerpo humano depende de la tensión aplicada, por ley de Ohm. El valor de resistencia del cuerpo varía en función de la tensión que se le aplique al mismo.

Tensión de contacto (V)

Resistencia para piel mojada (Ω)

25

2.500

50

2.000

250

1.000

Las mediciones se han efectuado entre extremidades, de mano a mano y de mano a pie. Estos valores son aplicables para corriente continua y para corriente alterna hasta 100 Hz. Los valores de resistencia se pueden considerar como mínimos, ya que con piel normal o seca son más elevados. Luego, se considerarán como tensiones de seguridad 24 voltios para locales húmedos o mojados y 50 voltios para locales secos o no conductores.

No obstante, a pesar de lo mencionado, la resistencia del cuerpo humano es muy variable y depende de muchas circunstancias, tanto internas como externas.

De esta manera, tenemos que los factores que influyen en la resistencia del cuerpo son:

  1. Condiciones fisiológicas de la piel.
  2. Tensión de contacto.
  3. Espesor y dureza de la piel.
  4. Presión de contacto.
  5. Superficie de contacto.
  6. Recorrido de la corriente por el cuerpo.
  7. Estado fisiológico del organismo.

Podemos decir que la piel es un órgano que aísla al cuerpo humano del medio exterior. Ofrece una determinada resistencia al paso de la corriente eléctrica porque los tejidos que la componen son muy malos conductores de la electricidad. En el caso de corriente continua, la resistencia que opone la piel es mayor que en el caso de corriente alterna.

Una piel rugosa y seca puede ofrecer una resistencia de hasta 50.000 Ω, mientras que una piel fina y húmeda, por el sudor o por agua, puede presentar una resistencia de tan solo 1.000 Ω.

En baja tensión y con frecuencias de 50 Hz a 60 Hz, para que se produzca la electrocución, es decisivo que desaparezca nuestra protección natural o piel y esto ocurre cuando la piel está mojada o dañada (heridas, quemaduras):

  1. Caso A: tensión de contacto = 220 V. Resistencia de la piel = 50.000 Ω (correspondiente a piel rugosa y seca). Por Ley de Ohm, tenemos que: I = V / R = 220 V / 50.000 Ω = 0,0044 = 4,4 mA
  2. Caso B: tensión de contacto = 220 V. Resistencia de la piel = 1.000 Ω (correspondiente a piel húmeda). Por Ley de Ohm, tenemos que: I= V / R = 220 V / 1.000 Ω = 0,22 = 220 mA

Conclusión: en el caso A, los valores de corriente son inocuos; en el caso B, si la corriente circula durante algún tiempo y atraviesa órganos vitales, la electrocución es inminente.

 

Valora este artículo del blog:
Definiciones del Turismo Rural
KPIs: Medición en el marketing
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Martes, 21 Mayo 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa