Masters y MBA online y a distancia

¿Qué son los pellets?

¿Qué son los pellets?

El pellet es aquel biocombustible sólido que se produce como consecuencia de la densificación en una pelletizadora de materiales molidos y finos, procedentes de biomasas de origen agrario (agrícola y forestal principalmente). La producción de este biocombustible está asociada a una valorización importante de los residuos biomásicos para facilitar el transporte de estos y ser empleados en instalaciones completamente automáticas.

  1. Características físicas:
    1. Forma y tamaño: la forma es cilíndrica, con un diámetro inferior a los 2,5 cm y una longitud que es variable, aunque ambas variables dependen del tipo de matriz granuladora empleada y de la propia máquina.
    2. Aspecto: depende, al igual que lo comentado para anteriores biocombustibles como la leña y las astillas, del material de procedencia, aunque en el caso que se adicione algún tipo de aglomerante con algún tipo de biomasa, puede ocurrir que tenga un color ligeramente más oscuro que el material de partida y, sobre todo, algo más de brillo, a pesar del proceso de baquelizado que se produce con el pelletizado.
    3. Densidad: depende del material de partida empleado. Para el caso de los pellets que utilizan biomasa forestal, la densidad de estos es superior a los que se obtienen por la utilización de biomasa agrícola, como pueden ser los residuos agrícolas herbáceos o leñosos. Si se trata de residuos forestales hay que añadir que los pellets de especies frondosas, como las especies pertenecientes al género quercus, poseen una densidad superior a los pellets que proceden de biomasa forestal de coníferas. Asimismo, la presión de compactación en la pelletizadora también es determinante para poseer una densidad u otra.Hay que destacar dos tipos de densidad: real y aparente. La primera es la relación entre la masa real y el volumen real, mientras que la aparente es la relación entre la masa de los pellets (que es igual que la masa real) y el volumen aparente de los pellets, siendo este el volumen real más el volumen de los huecos entre ellos. Por tanto, y a la vista de ambos conceptos, la densidad aparente es siempre inferior a la densidad real, por lo que, a la hora de la compra de este biocombustible, y sobre todo a granel, hay que tener en cuenta un tipo u otro de densidad.
    4. Humedad: depende del contenido de la materia prima que se emplee para pelletizar, aunque con este proceso, al aumentarse la temperatura, se suele perder algo de humedad con respecto al valor inicial con el que entró en la línea de pelletizado la biomasa original. Puesto que los pellets se pueden comercializar tanto a granel como ensacados, como luego se detallará con mayor profundidad en el apartado de “mercado”, los primeros pueden absorber algo de agua, ya que la película de baquelizado que se produce durante la pelletización retiene dicha entrada.
    5. Friabilidad: característica que consiste en la capacidad que tienen los pellets de desmenuzarse cuando son sometidos a determinados movimientos. Es importante su cuantificación para la manipulación, el transporte y la combustión, y habrá más o menos calidad de los mismos, en función de si aquella es menor o mayor, respectivamente.
  1. Características químicas:
    1. Composición química: depende del material empleado en su pelletización. En el caso que se empleen aglomerantes o aditivos, habrá que tener en cuenta la composición química de estos para determinar la composición química de los pellets.
    2. Poderes caloríficos: asimismo, al igual que antes, depende de la materia prima inicial tomada para pelletizar en el caso que se considere el poder calorífico másico, es decir, aquella cantidad de energía que se mide por unidad de masa. Si se considera el poder calorífico volumétrico, que es aquella cantidad de energía que se mide por unidad de volumen, este es superior al de las leñas o al de las astillas, ya que la densidad de los pellets es superior al de ellas.
  2. Características físico-químicas:
    1. Coeficiente de conductividad térmica: a mayor valor, a igualdad del resto de condiciones, mayor rapidez con la que se quema el pellet. Según avanza la combustión, el coeficiente de combustibilidad variará, ya que lo hace la composición química del material (no tiene la misma composición el material de partida o el residuo carbonoso que se obtiene con la combustión).
    2. Combustibilidad e inflamabilidad: es válido lo comentado para las astillas, aunque la temperatura de inflamabilidad de los pellets será mayor que la de las astillas, y eso se debe al fenómeno ya enunciado denominado “baquelizado”, que es aquel por el que se produce en el exterior del pellet una transformación que conduce a la formación de la delgada película existente en dicho perímetro, en donde el coeficiente de conductividad térmica es inferior al resto del material inicial.
    3. Potencia calorífica: los pellets tienen un tamaño relativamente pequeño, por lo que presentarán una potencia calorífica elevada si se comparan, por ejemplo, con las leñas o astillas ya comentadas, o con las briquetas que se describirán a continuación.
    4. Índices de calidad energética: al igual que se hizo para el caso de las astillas, se tomará como base el modelo finlandés de clasificación de los biocombustibles en función de una serie de características.

Densidad energética de los pellets:

  1. E1: Densidad energética en MJ/dm3 (mínimo) 1,8
  2. E2: Densidad energética en MJ/dm3 (mínimo) 1,7
  3. E3: Densidad energética en MJ/dm3 (mínimo) 1,6
  4. E4: Densidad energética en MJ/dm3 (mínimo) 1,5

Humedad de los pellets:

  1. K1: Humedad en base húmedad (% máximo) 40
  2. K2: Humedad en base húmedad (% máximo) 50
  3. K3: Humedad en base húmedad (% máximo) 60
  4. K4: Humedad en base húmedad (% máximo) 65

Flexibilidad de los pellets:

  1. P1: % pellets rotos, como máximo 3
  2. P2: % pellets rotos, como máximo 8
  3. P3: % pellets rotos, como máximo 15
  4. P4: % pellets rotos, como máximo 20

El mercado de los pellets

A nivel español, este biocombustible todavía no está tan extendido como en otros países, y eso se comprueba únicamente con el número de empresas pelletizadoras que están instaladas en España.

Según menciona Bioenergy International, “la capacidad instalada ronda las 900.000 toneladas anuales, repartida entre las 50 plantas activas a día de hoy, nueve más que las recogidas en el mapa de 2014. Hemos registrado, además, 18 fábricas actualmente en construcción o proyecto, que aportarían más de 250.000 t/año extra”.

La mayoría de los nuevos productores se han decantado por obtener el certificado ENplus desde el principio y, a día de hoy, 21 empresas están fabricando pellet de calidad, siete más que en abril de 2014. El número de distribuidores certificados casi se ha duplicado, pasando de 6 a 11, varios de ellos también producen pellet y otros biocombustibles.

En América del Sur destaca la entrada en funcionamiento de dos grandes fábricas en el norte de Argentina, una de ellas con 75.000 t/año de capacidad. En Chile está aumentando de forma consistente el consumo doméstico de pellet, por lo que es de esperar un aumento de la capacidad en los próximos años. Si esto se compara con otros países europeos, la situación demuestra que España se encuentra en situación de inferioridad frente a ellos, pero en una línea creciente.

En España existen más de 30 fábricas de pellets con capacidad superior a 800.000 t/año trabajando, o listas para comenzar a operar en pocas semanas, varios proyectos en diferentes etapas de desarrollo y siete plantas que han cerrado, vendido o han dejado de producir durante más de un año, ya sea porque estaban obsoletas o porque el mercado real no ha encajado en sus expectativas. Hay también un número indeterminado de plantas de pequeña escala, de alrededor de 4.000 t/año, repartidas por toda España, normalmente ligadas a aserraderos o carpinterías.

El consumo de pellets en España entre enero de 2013 y enero de 2014 fue de 380.000 t. Esta cantidad va aumentando, pero el consumo es mucho menor que la producción, lo que lleva a que se exporte la gran parte de los pellets fabricados a muchos lugares del mundo. Entre los países europeos que más pellets españoles consumen destaca Italia. La Comunidad Autónoma que más pellets fabrica es Castilla y León, con el 20 % de la producción de todo el país. La calidad con la que se fabrican pellets en España es muy alta, de manera que el 80 % de los pellets que se venden tienen el certificado ENplus. Teniendo en cuenta todas las fábricas (incluso aquellas cerradas, pero no desmanteladas) existe una capacidad potencial de producción de más de 900.000 t/año, aunque la producción real está lejos de alcanzar ese potencial.

Los pellets, al ser un biocombustible con una densidad elevada, tienen un mercado potencial en el sector de la producción de energía térmica muy destacado, tanto a nivel doméstico como industrial, pasando por el sector de servicios. Permite la automatización completa de las instalaciones térmicas al igual que sucede con los combustibles tradicionales (gasóleo de calefacción y gas natural), con la ventaja frente a estos de emplear una energía renovable como es la biomasa.

En España y en buena parte de los países europeos, los pellets que se fabrican son de madera, aunque hay otra serie de materias primas que también pueden ser empleadas. Es el caso de la paja de los cereales, que en algunos países ya se están fabricando y empleando, o biomasa procedente de cultivos energéticos (chopo, cardo, etc.).

Actualmente se comercializan a granel (siempre y cuando el consumo de pellets represente importantes cantidades, con lo que eso supone de disminución de precios, y generalmente para instalaciones que demanden mucha energía térmica) y en sacos de plástico desde 15 kg hasta 35 kg (generalmente para estufas compactas en viviendas unifamiliares, y es el pellet con más precio debido a la calidad del mismo).

Valora este artículo del blog:
¿Qué es un producto turístico?
Publicidad en Microsoft Advertising (Bing)
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Viernes, 24 Mayo 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa