Masters y MBA online y a distancia

¿Qué son los cultivos energéticos?

¿Qué son los cultivos energéticos?

Los cultivos energéticos son aquellas especies vegetales que se cultivan con el único fin de la producción de energía. Cada vez tienen más importancia como consecuencia de la superficie que se está dejando sin cultivar en toda la UE (tierras de retirada de la producción), así como la situación que se tienen en todos los mercados internacionales con los bajos precios de los productos agrícolas y el incremento tan importante que se ha producido en los inputs de cultivo, principalmente por el incremento del precio del barril del petróleo, lo que lleva implícito los reducidos márgenes de beneficio que reciben los productores agrarios.

Las principales características que debe presentar un cultivo energético son:

  1. Tener altos niveles de productividad con bajos inputs de producción, de esa manera se maximizarían beneficios.
  2. Utilización de maquinaria convencional existente en la gran mayoría de las explotaciones. Esto es un importante atractivo para los agricultores, ya que aceptarían en mayor medida el cultivo de especies energéticas al conocer que no necesitan realizar inversiones en maquinaria específica.
  3. Presentar un balance energético positivo, de tal forma que la energía que produzca sea mayor que la energía necesaria en su desarrollo. Esto es una condición indispensable para ser considerado como fuente de energía.
  4. Que el cultivo no produzca impacto medioambiental en el entorno. Los requerimientos de inputs de producción deben ser reducidos, de tal forma que las necesidades, tanto en fertilizantes como en fitosanitarios o el propio consumo de agua para riego, en el caso de ser cultivos de regadío o de carburante para realizar todas las labores culturales necesarias, no sean elevados y no deterioren el medioambiente.
  5. Respecto al dióxido de carbono, hay que destacar que estos cultivos tienen balances positivos, es decir, contribuyen positivamente sobre el medioambiente, ya que la generación de ese dióxido de carbono se produce como consecuencia del aprovechamiento energético de la biomasa, pero previamente ha sido fotosintetizada al requerir la planta ese dióxido de carbono para realizar la fotosíntesis y formar hidratos de carbono, que es lo que tienen las plantas en su composición química. Una parte de ese dióxido de carbono fijado permanece en las raíces de la planta y estas no se utilizan para la obtención de energía, por lo que se absorbe más CO2 de lo que se emite a la atmósfera, contribuyendo de forma positiva sobre el medioambiente.
  6. Posibilidad de cultivar en las tierras después de desarrollarse el cultivo energético. Esto es muy importante ya que, si el agricultor, por los condicionantes internos de su propia explotación o externos a él, decide levantar la superficie destinada a un cultivo energético o decide no volverlo a sembrar, la parcela debe permanecer al menos en las mismas condiciones que cuando se empezó con el cultivo energético, y de esa manera aprovecharlo para el cultivo de otra especie en la campaña siguiente, alimentario o no.

Los cultivos energéticos se pueden clasificar atendiendo a varios criterios

En primer lugar, en función de la naturaleza de la biomasa del cultivo energético se puede distinguir entre:

  1. Cultivos herbáceos: aquellos en los que su ciclo de cultivo se desarrolla durante menos de un año. Ejemplo: trigo, cebada, cardo, etc.
  2. Cultivos leñosos: aquellos en los que su ciclo de cultivo se desarrolla durante varios años, ya que tienen un crecimiento más lento que los herbáceos. Ejemplo: chopo, eucalipto, sauce, etc.

En función del conocimiento que se tenga de la especie vegetal o del número de hectáreas que se cultivan históricamente del mismo en un determinado lugar, se tiene lo siguiente:

  1. Cultivos tradicionales: aquellas especies vegetales que se cultivan históricamente en una determinada comarca, provincia, Comunidad Autónoma... para la alimentación u obtención de materias primas de interés para la industria. Ejemplo: trigo, girasol, maíz, chopo, etc.
  2. Cultivos alternativos: aquellas que, a pesar de tener aptitudes para su desarrollo con fines energéticos, o no se conocen en un determinado lugar o bien se conocen, pero no se cultivan. Ejemplo: cardo, pataca, sorgo, etc.

Atendiendo al medio en el que viven los cultivos energéticos, estos se pueden clasificar de la siguiente manera:

  1. Cultivos terrestres: aquellos que viven en tierra firme. Ejemplo: colza, cardo, chopo, etc.
  2. Cultivos acuáticos: especies vegetales que viven necesariamente en lugares en los que está presente el agua. Ejemplo: Chlorella sp., Alaria sp., etc.

En función del tipo de biomasa que producen los cultivos, se pueden clasificar de la siguiente manera:

  1. Cultivos oleaginosos: aquellos a partir de los cuales se obtiene aceite, y mediante una serie de procesos químicos ese aceite se transforma en biodiesel, aplicable a todos los vehículos diesel. Ejemplo: girasol, colza, cardo, etc.
  2. Cultivos alcoholígenos: aquellos a partir de los cuales se genera bioetanol, y mediante una serie de reacciones químicas en las que participa dicho bioetanol se obtiene ETBE (etil-ter-butil-éter), empleado como aditivo de la gasolina. Ejemplo: trigo, cebada, pataca, sorgo, etc.
  3. Cultivos lignocelulósicos: los que tienen un importante contenido en celulosa y les hace ser especialmente aptos para la producción de energía eléctrica o térmica, con o sin transformación. Ejemplo: cardo, chopo, eucalipto, etc.

Así, un mismo cultivo energético se puede clasificar en distintos grupos en función del criterio que se siga para realizar la clasificación. Ejemplo: la cebada es un cultivo tradicional terrestre, herbáceo y alcoholígeno; mientras que, por ejemplo, el cardo es un cultivo alternativo, herbáceo, terrestre y lignocelulósico.

 

¿Cómo minimizar la estacionalidad de un destino?
Listado de técnicas para la divergencia y la conve...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 20 Febrero 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa