Masters y MBA online y a distancia

¿Qué es la teoría de las IM?

¿Qué es la teoría de las IM?

“Debemos trabajar para desarrollar las inteligencias que no están tan desarrolladas en el alumno y fomentar las que ya lo están. Este es el mayor desafío de la teoría de Gardner: la necesidad de activar la inteligencia, más allá del estímulo

Probablemente, cuando el profesor H. Gardner inició su trabajo de investigación sobre la inteligencia, nunca imaginó que llegaría a transformar la vida de tantas personas. La motivación del profesor fue fundamentalmente profundizar en la psicología evolutiva de desarrollo y, de manera más genérica, en las ciencias de la conducta y el conocimiento. ¿Quién era inteligente? Esa era la gran cuestión que se habían hecho las diferentes culturas. Sin embargo, si no se hubiese atrevido a llamar inteligencia a lo que otros llaman talento, hoy no estaríamos hablando de H. Gardner y de la teoría de las IM (Múltiples Inteligencias).

En la época en la cual H. Gardner escribe e investiga en torno a su primer libro (1987), gran parte de la población mantenían dos supuestos en torno a la inteligencia: la primera era que la inteligencia es genética, como una especie de capacidad general, única en todos los seres; la segunda, que se puede tener en mayor o menor medida.

A través de sus experimentos y formulaciones, llega a una definición de lo que él denominó las inteligencias: “La capacidad de resolver problemas o de crear productos u obras, que sean reconocidas y validadas por entornos culturales” (Gardner, 1987). Para validar estas inteligencias, se basó en sus conocimientos biológicos y antropológicos, intentando presentar ocho criterios diferentes a la hora de definir una inteligencia. Estos criterios son como una especie de talentos, privilegios o haberes de la inteligencia, que no fluyen independientemente.

H. Gardner pone en juego las pruebas de inteligencia, su utilidad y validez, describiendo que estas no son más que una ilusión sobre la inteligencia misma, ya que es imposible probar la inteligencia en pruebas, mediciones o un estándar estable. En opinión de Gardner, la mente tiene capacidad para trabajar en diferentes contenidos, pero es improbable que el ser humano este solo capacitado para una única inteligencia. Estamos capacitados para recurrir a diversas maneras de resolver un problema, no una única.

La teoría de las IM puede ser descrita como un modelo filosófico y pedagógico de educación basado en la comprensión, con una mirada hacia el fenómeno del aprendizaje y una meta o modelo educativo muy claro, sobre lo que es una educación neurodiversa e inclusiva. No es un programa de ejercicios, ni técnicas, ni estrategias; es ofrecer al estudiante la oportunidad de adaptar, ampliar y estimular múltiples maneras de focalizar y crear productos inteligentes de manera creativa en cualquier contexto educativo.

Para aplicar esta teoría formulada, es muy importante observar la neurodiversidad. El respeto al otro es el eje nodal en la teoría. Así podemos estar realmente orgullosos de la cantidad de inteligencias que existen en el planeta y observar como cada una de ellas es realmente importante.

“La teoría de las IM afirma que la inteligencia no es un elemento único, sino que presenta diferentes aspectos relacionados con la globalidad de la mente” (H. Gardner).

Qué es la inteligencia para Gardner

Seguro que H. Gardner no fue el primero en reconocer la multiplicidad de las inteligencias, pero sí hay dos cuestiones relevantes que diferencian sus trabajos de los de otros pedagogos y psicólogos anteriores:

  • Los criterios por los que se podían juzgar, o no, si algo merecía ser considerado como inteligencia.
  • Si se usaba la inteligencia en lugar de talento.

Hasta entonces se había tomado la palabra inteligencia como algo propiamente particular del gen o CI. Si consideramos que hay personas talentosas en las matemáticas o en la música, ¿por qué no las podemos llamar inteligentes matemáticos o inteligentes musicales? Hasta entonces nadie lo había hecho.

Partíamos de la base de creer que todos éramos muy parecidos y, de repente, llegó H. Gardner y dijo que éramos distintos y además teníamos múltiples inteligencias. Tanto Gardner como Goldman utilizaron lo que se podría denominar el conocimiento colectivo del planeta, el sentido común de la inteligencia.

 La mayoría de las personas que usan la palabra inteligencia se refieren al contexto académico o a la escuela. Si eres bueno en ciencias, has sacado tal o cual nota alta; si no vas a la escuela o la universidad, no eres inteligente.

Básicamente, esto no ha cambiado en los últimos cien años. Pero ¿qué es la inteligencia para Gardner? Imagínate que tienes un ordenador en el cerebro, y ese ordenador es súper eficaz y no comete ningún error, todo lo hace bien. ¿Crees que eso es posible? Pues no, no lo es. Lo que tenemos es una serie de ordenadores interdependientes que se encargan de diferentes funciones (música, lengua, matemáticas, espacio, cuerpo…) y que se asocian para realizar funciones particulares o crear obras concretas.

Con todas las tecnologías de la comunicación e información, si quieres aprender algo, puedes hacerlo de muchas formas. Entonces, el maestro debería decir al alumno cómo le gustaría aprender algo, más que imponerle aprender algo de una manera determinada. La cuestión más importante es descubrir cómo aprende una persona, cuáles son sus pasiones, cómo puede activar todos sus recursos humanos y crear obras únicas.

Cada vez más, los maestros y docentes serán guías o facilitadores, que sabrán aconsejar a los estudiantes para que vean cosas de sí mismos. Los padres también deben aprender cosas y saber que no todos aprendemos de la misma manera.

En el futuro será tan importante hacer cosas solos como colaborar en equipo, en red, y poder trabajar eficazmente. Así pues, las IM te capacitan para colaborar, construir aprendizajes conjuntos, combatir las intolerancias, frenar los impulsos del ego arrogante del “yo sé” y colaborar para crear. Estos factores sociales, psicológicos y emocionales hacen que puedas llegar muy lejos. Pero, si el alumno no se conoce a sí mismo, es difícil ya que no tomará buenas decisiones, elegirá una carrera que no le estimule, una pareja que no sea compatible y no sabrá decidir con quién y a qué dedicarse.

Más que una educación, como docentes, vamos a capacitar para el aprendizaje de la vida; para eso son buenas las IM. Porque, si no nos conocemos, seremos personas disfuncionales, dejaremos de aprender y de conocer el gran potencial que tenemos como seres humanos.

Si evaluamos para obtener la igualdad, cada vez obtendremos lo mismo; si siempre nos relacionamos con los mismos, obtendremos lo mismo; pero si modificamos nuestra conducta y nos abrimos, podremos conocer a otras personas con otras habilidades, intereses o pasiones, y aprender más de ellas.

El CI y la visión cerrada de la inteligencia tiene que ver con si eres capaz de lograr el éxito en un determinado tipo de escuela. Por ejemplo, una escuela donde se valoren las matemáticas y las lenguas, donde nadie discute y todo está tipificado, cuando un día te vas de la escuela y sales a la calle, te das cuenta que eso no te ha valido de mucho porque en la calle están las inteligencias en acción y, si nadie te adiestró en reconocerlas y relacionarte con ellas, lo vas a pasar muy mal.

La mirada de Gardner hacia el modelo tradicional de inteligencia estaría más alineada en:

  • La inteligencia ha sido puesta en relevancia como una única forma, visión o reducción del espectro de la mente.
  • La inteligencia es algo totalmente en construcción, inacabada.
  • El estudio de la inteligencia clásica se realiza de forma abstracta y descontextualizada, independientemente de las oportunidades, los riesgos y los elementos concretos.
  • Hemos querido dar a la inteligencia un valor estrictamente individual, omitiendo el contexto, la cultura y el nicho de aprendizaje.

El constructo de la inteligencia propuesta por Gardner supone la existencia de un correlato neurofisiológico, que justifica su existencia. De este modo, las ocho inteligencias estarían ubicadas en un lugar determinado de la corteza cerebral, y si esta llegara a dañarse, se evidenciaría en una disminución de dicha capacidad. Su posición está muy en línea con los descubrimientos llevados a cabo en el campo de la neurobiología. Así, por ejemplo, la neurociencia ha descubierto que el hemisferio izquierdo está más relacionado con las capacidades lingüísticas, mientras que el hemisferio derecho lo estaría más con las visuales y espaciales.

Aspectos a tener en cuenta para implantar la teoría de las IM en el aula:

  • Hay que romper el concepto curricular clásico.
  • Necesidad de entrenar a los profesores y padres.
  • El programa de clases y horarios rígidos ha de flexibilizarse.
  • Necesidad de tiempo extra para preparar lecciones y materiales.
  • Más personal docente en las aulas.
  • El curricular tiene que tener en el centro del mismo al estudiante, y que este sea considerado como un ser neurodiverso, no neurotípico.
  • El alumno tiene que prepararse para crear con este enfoque y trabajar sus traumas de aprendizaje.
  • El estudiante ha de autoevaluarse de forma diferente a como está acostumbrado.
  • El proceso debe de ser evaluado de modo diferente.
  • Las IM son una herramienta de instrucción.
  • Se necesita más tiempo para que el estudiante pueda trabajar de modo diferente a lo habitual.
  • Hay que integrar la tecnología y materiales particulares en el aula.
  • Hay que integrar el contenedor, la cultura y el momento que vive el alumno en el aula.
  • No hay que ignorar la neuroplasticidad en el aula, ni ningún conocimiento de la neurociencia.

Continuación...

Valora este artículo del blog:
Cómo operar con la teoría de las IM
El ciclo de vida de la industria
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 22 Agosto 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa