Masters y MBA online y a distancia

¿Qué es la rentabilidad financiera?

¿Qué es la rentabilidad financiera?

Un accionista de una sociedad cotizada que cotiza a 10 euros por acción puede contar con un informe de valoración que concluye que por sus fundamentales dichas sociedades cotizadas tiene un valor de entre 12 euros y 15 euros por acción.

Este informe de valoración le vale poco al accionista ya que si ofrece sus acciones en el mercado le van a pagar 10 euros por acción. ¿Por qué no le pagan un precio incluido en el rango de valoración?

En la cotización de una acción en bolsa no sólo influye las expectativas de beneficios futuros (flujos de caja futuros) sino otros aspectos más relacionados con el mercado de valores en general (momento de mercado, situación técnica del mercado), con la economía general (evolución de la prima de riesgo, de los tipos de interés de la deuda pública) o incluso aspectos sobre la situación en bolsa de la compañía desde un punto de vista técnico (tendencia alcista, bajista, plana, u otra situación que se puede estudiar mediante un análisis técnico o un análisis charlista), por lo que no siempre el precio de la acción va a venir determinado por su valor fundamental, aunque sí que se verá influido por él.

La rentabilidad que un accionista va a obtener de su inversión en bolsa no está vinculada única y directamente con los flujos de caja libre futuros que se estima que va a generar la sociedad cotizada, tal y como hemos visto que se valora una empresa, sino con los rendimientos que el inversor va a percibir de su inversión en bolsa.

Estos rendimientos se pueden diferenciar entre:

  1. Positivos
  2. Negativos

Rendimientos positivos

Dividendos: La sociedad, si tiene beneficios, puede acordar el reparto de dividendos, que son abonos de cantidades a sus accionistas como reparto de los beneficios obtenidos.

Los dividendos pueden ser:

  1. Dividendo a cuenta: dividendo que se reparte y que trae causa de un beneficio que todavía no se ha obtenido. Es el reparto de parte de un beneficio que se estima que se va a obtener una vez que el consejo de administración formule las cuentas anuales y la junta de accionistas las apruebe, junto con la distribución del resultado. Es como un adelanto en el pago de los dividendos.
  2. Dividendo complementario: es el dividendo que se acuerda repartir con posterioridad a que se formulen y se aprueben las cuentas anuales y una vez que se ha aprobado la distribución de resultados del ejercicio. Se calcula como la diferencia entre el dividendo anual a pagar y los dividendos ya efectivamente repartidos (dividendos a cuenta).

También se pueden distinguir entre los siguientes tipos de dividendos:

  1. Dividendo ordinario: dividendo que forma parte de la política de dividendos ordinaria de la compañía. La política de dividendos de la compañía se puede conocer o bien porque la haya anunciado la misma en hechos relevantes, en su memoria anual, en presentaciones a inversores o presentaciones en Investor´s Day, o de cualquier otra forma, o bien porque históricamente la empresa reparta anualmente una cantidad determinada de dividendos (Ejemplo: una empresa reparte 0,50 euros de dividendos anualmente de forma recurrente) o bien porque históricamente la empresa reparta anualmente un porcentaje fijo de beneficio, en lo que se conoce como pay-out ratio (Ejemplo: una entidad financiera reparte anualmente el 50% de su beneficio neto, lo que supone un pay-out ratio del 50%).
  2. Dividendo extraordinario: son aquellos dividendos que no forman parte de la política ordinaria de dividendos de la compañía. Se abonan dividendos extraordinarios cuando la entidad acuerda un reparto de una cantidad por alguno de los siguientes diferentes motivos:
    1. Obtención de una plusvalía elevada con carácter extraordinario: cuando la empresa vende un determinado activo, sociedad o línea de negocio y obtiene una plusvalía que supone un resultado extraordinario en sus cuentas anuales, puede decidir retener dichos fondos para reinvertirlos en la empresa (mejorar su estructura de capital reduciendo endeudamiento) o destinarlo a inversiones o puede decidir repartir los fondos obtenidos con la venta porque tenga una situación financiera saneada y no tenga proyectos rentables en los que invertir los fondos, en cuyo caso, lo que tiene más sentido, es repartir dichos fondos entre sus accionistas.
    2. Reparto de un dividendo extraordinario como medida defensiva ante una opa hostil: cuando se formulan opas sobre sociedades cotizadas que pueden ser calificadas como hostiles, es decir, no solicitadas ni acordadas con el consejo de administración de la sociedad afectada, el consejo de administración de la sociedad opada puede verse tentado a adoptar medidas para frustrar la opa y una de las más habituales es acordar el reparto de un dividendo extraordinario que desincentive a las accionistas la aceptación de la opa o que vacíe la caja de la compañía.

Por último, también se pueden distinguir los siguientes tipos de dividendos según lo que se entregue:

  1. Dividendos en efectivo: se entrega efectivo, que es lo más común.
  2. Dividendos en especie: se entregan valores. Se pueden entregar acciones de la propia sociedad, normalmente acciones en autocartera de la sociedad o acciones liberadas de nueva emisión, o también se pueden entregar otros valores emitidos por la sociedad (warrants) o incluso valores de otras sociedades que sean titularidad de la propia empresa, como podría ser la entrega de acciones de una filial (Ejemplo: Telefónica entregó acciones de su participada Antena 3 entre sus accionistas).
  3. Script dividend”: el accionista puede elegir entre recibir efectivo o recibir un número de acciones equivalente al referido importe en efectivo.

Otros pagos a accionistas

Además de los dividendos, la sociedad puede acordar realizar otros pagos a accionistas como los siguientes:

  1. Primas de asistencia: en ocasiones, la sociedad puede acordar repartir un determinado importe, normalmente en efectivo, a los accionistas que asistan a una junta general de accionistas con el objetivo de estimular la participación de los accionistas en la misma. Suele repartirse una prima de asistencia en aquellas juntas de accionistas en las que el consejo de administración tiene un gran interés en que la asistencia a la junta de accionistas sea más elevada de los normal o para que se cumplan determinados quora de asistencia mínima para que se puedan adoptar determinados tipos de acuerdos en cumplimiento de la ley o de los estatutos.
  2. Reducción del capital social por devolución de aportaciones: lo que se puede hacer de alguna de las siguientes formas:
    1. Mediante la reducción del valor nominal de las acciones: de manera que se devuelve a los accionistas la parte del valor nominal reducida. (Ejemplo: una sociedad que tiene un valor nominal de 6 euros por acción y reduce el capital a la mitad reduciendo el valor nominal de las acciones a 3 euros por acción. De esta manera repartirá a sus accionistas 3 euros de reducción del valor nominal de las acciones).
    2. Mediante la compra de acciones a los accionistas para su amortización: una sociedad cotizada, para realizar una reducción de capital mediante la compra por ésta de sus propias acciones para su amortización, deberá previamente formular una opa por reducción de capital mediante adquisición de acciones, en la que, si las acciones que aceptan la opa superan el límite máximo de la oferta, se deberá realizar un prorrateo. La devolución de aportaciones se realiza mediante el pago del precio de las acciones compradas al accionista que, normalmente, será un porcentaje de las acciones que ofreció para su venta en la opa. Una vez adquiridas las acciones por la sociedad éstas serán amortizadas.
  3. Devolución de prima emisión de acciones: en sociedades en las que se ha realizado una ampliación de capital a un precio de suscripción superior al valor nominal (prima de emisión) se generará una partida de fondos propios en el pasivo que la sociedad puede acordar posteriormente repartirla entre sus accionistas. La fórmula de reparto es idéntica al reparto de un dividendo.

Ampliaciones de capital liberadas

La sociedad acuerda realizar una ampliación de capital liberada que consiste en una ampliación de capital en la que se entregan acciones a los accionistas de la sociedad sin que tengan que realizar ningún tipo de aportación, ni en efectivo (dineraria) ni en especie (no dineraria: activos, valores, cancelación de créditos, etc)

En este caso se entregan de forma gratuita a los accionistas un determinado número de acciones en proporción a su participación previa en la sociedad (Ejemplo: entrega de 1 por cada 4 acciones, de tal manera que se aumenta el capital un 25% pre-ampliación o un 20% post-ampliación).

Los fondos propios de la sociedad permanecen inalterados ya que una ampliación de capital liberada consiste en convertir reservas de la sociedad (una partida que forma parte de los fondos propios) en capital social (también forma parte de los fondos propios) y la participación proporcional de los accionistas también, ya que los accionistas reciben acciones en función de su participación previa para mantener el mismo porcentaje del capital. Sin embargo, sí que los accionistas tendrán un número mayor de acciones, aunque en mercado la cotización de la sociedad suele bajar para ajustar el valor de los fondos propios (que hemos visto que no cambia) a un número mayor de acciones.

Rendimientos negativos

Los rendimientos negativos pueden ser obtenidos por el accionista de alguna de las siguientes formas:

  1. Desembolsos por ampliaciones de capital: Ante ampliaciones de capital dinerarias, los accionistas con carácter general tienen un derecho de suscripción preferente que podrán vender en el mercado (se generará un rendimiento para el accionista) o podrán suscribir las acciones mediante el desembolso del tipo de emisión. El importe que paga el accionista para suscribir las acciones supondrá un rendimiento negativo de su inversión y no porque pueda ser considerada una rentabilidad negativa sino porque son fondos que salen del inversor y se entregan a la empresa.
  2. Conversión de obligaciones convertibles en acciones: Un titular de obligaciones convertibles que se convierten en acciones bien porque son necesariamente convertibles (la conversión es obligatoria a vencimiento) o bien porque lo hace voluntariamente en cualquiera de las fechas de conversión, convertirá dichos valores en el número de acciones que se haya establecido en la relación de conversión (Ejemplo: una relación 1:50, supone que cada obligación convertible se convierte en 50 acciones de la sociedad). El valor de suscripción de dichas obligaciones convertibles (que normalmente coincide con su valor nominal) o el precio de adquisición de las mismas en el mercado supone el rendimiento negativo del inversor y no porque pueda ser considerada una rentabilidad negativa sino porque son fondos que salen del inversor (en el momento de la suscripción o adquisición del bono convertible) y se entregan a la empresa en el momento de la conversión.

Evolución de la cotización de las acciones

Adicionalmente a los rendimientos positivos o negativos anteriormente enunciados el principal rendimiento que puede obtener un accionista de su inversión en acciones en bolsa depende de la evolución de su cotización respecto de una fecha de referencia (momento de compra, cierre del ejercicio o trimestre anterior, etc.), de tal manera que, si su evolución es positiva (sube la cotización) el accionista obtendrá un rendimiento positivo y si la evolución de la cotización es negativa (baja la cotización) el accionistas habrá obtenido en rendimiento negativo.

El rendimiento podrá ser, efectivo o no, según se hayan vendido o no las acciones y se haya materializado o no la plusvalía o la minusvalía.

Veamos un ejemplo:

Si un inversor tiene acciones de Inditex compradas a 50 euros y ahora cotizan a 75 euros, el inversor tendrá un rendimiento no efectivo ni materializado de 25 euros por acción. En cambio, si ha vendido dichas acciones por 75 euros por acción, lo que tendrá el inversor es un rendimiento efectivo de su inversión de 25 euros por acción, que han producido una plusvalía por su venta.

Dicho rendimiento, efectivo o no, deberá ser computado con el resto de rendimientos positivos o negativos para calcular el aumento del valor para un accionista de su inversión en acciones.

ENTRA EN CEUPE E INFÓRMATE SOBRE NUESTROS MÁSTERS Y CURSOS EN FINANZAS SI ESTÁS INTERESADO EN DESARROLLAR TUS CAPACIDADES EN EL CAMPO DE LA EMPRESA Y LOS NEGOCIOS.

Valora este artículo del blog:
¿Qué estructura debe tener un plan integral de Mar...
¿Cómo negociar en Asia Central: India, Pakistán y ...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Viernes, 24 Mayo 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa