Masters y MBA online y a distancia

Contexto normativo y ámbito de aplicación de la evaluación ambiental estratégica

Contexto normativo y ámbito de aplicación de la evaluación ambiental estratégica

 “El desarrollo sostenible no debe concebirse como una meta a alcanzar, sino como un conjunto de condiciones que deben ser respetadas en las decisiones sobre las transformaciones del planeta.”

Recomendación leer:

Planificación y programación sostenibles

La planificación será efectivamente sostenible cuando las intervenciones emanadas de la aplicación de las nuevas generaciones de planes y programas consigan cambiar la tendencia de afección de los activos ambientales por encima de su capacidad de regeneración.

La disminución de estos efectos negativos se originará cuando los nuevos planes y programas contengan e introduzcan tecnologías y métodos para lograr que los fines del plan o programa se resuelvan con un consumo de recursos naturales significativamente menor (menos energía, agua, suelo y materiales) y con una contaminación inducida menor (menos CO2, aguas residuales y residuos sólidos).

La planificación sostenible debe concebirse como un proceso lento y progresivo que tendrá efectos significativos a medio y largo plazo si, desde ahora, con motivo de la transposición de la Directiva 2001/42/CE, se generan nuevos planes capaces de incidir positiva, eficaz y preventivamente en este proceso de cambio ambiental global.

A partir de la necesidad de avanzar hacia un desarrollo más sostenible, en los últimos años, gobiernos e instituciones de Europa han trabajado, y están trabajando todavía, para intentar hacer operativa la integración de objetivos y criterios ambientales y de sostenibilidad en los procesos de toma de decisiones estratégicas, con el fin de conseguir ese modelo de desarrollo para sus respectivos países. El Consejo de Cardiff de 1998 fue el punto de partida para la integración de la dimensión ambiental en todas las políticas sectoriales europeas, como la industria, la energía o la agricultura.

La EAE constituye uno de los instrumentos más valiosos para la consecución de este objetivo de integración de criterios de sostenibilidad (económicos, sociales y ambientales) en la formulación de planes y programas desde las fases iniciales.

La Directiva 2001/42/CE fija los principios generales de un sistema de evaluación ambiental para planes y programas, y define el ámbito de aplicación (planificación territorial, energía, turismo, etc.), a la vez que otorga a los Estados miembros una gran flexibilidad a la hora de establecer procedimientos y metodologías para la evaluación.

En cualquier caso, el reto de la integración de la dimensión ambiental en la planificación está claramente planteado y requiere una respuesta clara y efectiva con el fin de no frenar los procesos de planificación. Así pues, la evaluación ambiental se concibe como un proceso que se integra en las diferentes fases de un plan como un factor de racionalidad más para aumentar su calidad, su excelencia y su efectividad, con el ánimo de que sus determinaciones contribuyan a hacer más sostenibles los sistemas a los que se refiere.

La Directiva 2001/42/CE ofrece la oportunidad para reflexionar más globalmente sobre el sistema de planificación y programación. Desde un punto de vista ambiental, no tiene sentido entender la evaluación ambiental como un instrumento aplicable individualmente para cada plan o programa, sino que requiere, como elemento clave, la coherencia y la compatibilidad entre todas las evaluaciones ambientales de planes, programas y proyectos que se llevan a cabo en un ámbito territorial determinado.

De hecho, el sistema de planificación vigente, muestra incoherencias entre los diferentes tipos y niveles de planificación. Esto constituye un problema grave para la viabilidad de la aplicación de la Directiva y de la evaluación ambiental. Por ello, la búsqueda de un sistema integrado de planificación sostenible y, por lo tanto, de la coherencia global del sistema de planificación, del sistema de evaluación, del sistema de información y del sistema de participación es uno de los retos principales que debe ser afrontado por cada Estado miembro en el momento de la integración de la Directiva en el propio sistema de planificación.

El proceso integrado de planificación sostenible se convierte en el camino y el instrumento imprescindible para garantizar que los objetivos concretos de sostenibilidad ambiental se integren plenamente en el gobierno de las transformaciones y el desarrollo de las sociedades humanas.

La aplicación de la Directiva 2001/42/CE comporta un cambio significativo para los países miembros de la UE en la manera de elaborar los planes y programas, y, por tanto, en sus resultados tangibles. Concretamente, la evaluación ambiental de los planes y programas ha de permitir que cada sociedad y sus gobiernos reflexionen sobre el futuro. Al mismo tiempo, puede aumentar sensiblemente la prevención y evitar, así, impactos económicos, sociales y ambientales negativos.

Uno de los cambios más significativos, que diferencia la evaluación ambiental de planes y programas de la EIA de proyectos se refiere a los aspectos de procedimiento. Mientras la EIA se desarrolla como un procedimiento analítico y limitado en el tiempo, la evaluación ambiental estratégica se ha de entender como un procedimiento integrado y continuo.

Así, el significado clave de la evaluación ambiental de planes y programas estriba en su capacidad de integrar y hacer coherente el proceso de planificación para orientarlo hacia la sostenibilidad:

  • Una primera manera de integración de la dimensión ambiental se ejecuta mediante el mantenimiento de una interacción positiva y creativa entre la planificación y la evaluación durante todo el proceso de formulación y redacción del plan. El diálogo permanente permite ajustes y mejoras continuas que se reflejan en el producto final y lo hacen mucho más consistente y maduro.
  • En segundo lugar, la comunicación y la coordinación entre los diferentes entes y órganos de la Administración implicados en el plan o programa son formas de integración imprescindibles. La utilidad de una comunicación así es mayor aun en las decisiones de base sobre el contenido del plan o programa.
  • Finalmente, una tercera forma fundamental de integración consiste en considerar conjuntamente los aspectos ambientales, sociales y económicos. La fuerte tendencia a la compartimentación del saber hace difícil la realización de análisis integrados que, en cambio, a menudo, permiten emerger conocimientos útiles e interesantes en la medida que derivan de los análisis especializados.

La Directiva 2001/42/CE: el contexto normativo y ámbito de aplicación. Procedimiento de evaluación. Indicaciones para la transposición. Diferencias entre evaluación ambiental estratégica y evaluación de impacto ambiental.

La experiencia derivada en relación con la Directiva 85/337/CEE, relativa a la evaluación de las repercusiones de determinados proyectos públicos y privados sobre el medio ambiente (Directiva sobre evaluación del impacto ambiental o EIA) ha demostrado que es importante asegurar una puesta en práctica y una aplicación uniforme en toda la Comunidad para alcanzar el máximo potencial de protección del medio ambiente y de desarrollo sostenible. El presente documento se ha elaborado con idea de dar orientaciones a los Estados miembros y asegurar, desde un primer momento, una puesta en práctica y una aplicación lo más coherentes posible de la Directiva sobre EAE.

El documento está concebido para ayudar a los Estados miembros, a los Estados de la adhesión y a los países candidatos a comprender plenamente las obligaciones que contiene la directiva y ayudarles a transponerla a su legislación nacional, así como a crear o mejorar los procedimientos con los que dar cumplimiento a las obligaciones jurídicas. No se pretende explicar cómo llevar a cabo una evaluación medioambiental, aunque sí se ofrecen algunos consejos prácticos sobre cómo cumplir con determinados requisitos.

El documento representa exclusivamente las opiniones de los servicios de la Comisión y no tiene carácter vinculante. Por otra parte, la presente versión no tiene que ser definitiva.

El documento podrá ser revisado en el futuro a la vista de la experiencia que se obtenga al poner en práctica la directiva y de la futura jurisprudencia. La intención no es dar respuestas absolutas a preguntas específicas, sino arrojar alguna luz sobre cómo abordarlas.

Hay que recalcar que, en última instancia, la interpretación de una directiva corresponde al Tribunal de Justicia Europeo (TJE)

La estructura del documento sigue el orden de los artículos de la propia directiva. El primer paso para comprender esta es decidir a qué planes y programas es aplicable. El documento, por lo tanto, empieza comentando su ámbito de aplicación, centrando la atención en el concepto de planes y programas, así como en la cuestión de si es probable que tengan efectos significativos en el medio ambiente. A continuación, se examinan, por orden, el contenido del informe medioambiental, los requisitos en cuanto a garantías de calidad, las disposiciones en materia de consulta, las características del requisito de supervisión y, por último, las relaciones entre la directiva y otros actos legislativos comunitarios.

Continuación...

Valora este artículo del blog:
Objetivos de la directiva en la evaluación ambient...
7 razones para estudiar un Máster en Executive Big...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Lunes, 15 Julio 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa