Masters y MBA online y a distancia

Marco Normativo e Institucional del Turismo Rural (parte II)

Marco Normativo e Institucional del Turismo Rural (parte II)

“La Organización Mundial del Turismo (OMT) es el organismo de las Naciones Unidas encargado de la promoción de un turismo responsable, sostenible y accesible para todos.”

Recomendación: Leer Parte I

Instituto Internacional para la Paz a través del Turismo – IITP

El Instituto Internacional para la Paz a través del Turismo (IITP) es una organización internacional sin fines lucrativos dedicada a promover y facilitar iniciativas turísticas que contribuyan al entendimiento internacional y a la cooperación, a mejorar la calidad del medio ambiente, a preservar el patrimonio, y a través de todas estas iniciativas se ayude a conseguir un mundo en paz y sostenible.

El Instituto que tiene su sede en Vermont (USA) ha establecido el Credo del Viajero Pacífico. Realiza una serie de encuentros y conferencias con el fin de propagar su ideario en los cinco continentes, basado en obtener la paz mundial a través del turismo.

Instituciones Europeas y de Europa

A nivel continental, dentro de la Unión Europea, las políticas relacionadas con el turismo dependen directamente de los estados miembros. Es así como el turismo se adscribe a los diferentes ministerios nacionales que comercializan sus destinos a través de las denominadas Oficinas de Turismo Nacionales. Los estados miembros pueden a su vez solicitar a la Comisión Europea la elaboración de propuestas relacionadas con el turismo.

Instituciones y organismos de LatinoAmérica y Caribe

En América Latina y Caribe no se puede concebir el fenómeno del turismo rural de una manera separada del concepto de desarrollo rural. A partir del año 2000, los gobiernos de la región adecuaron sus políticas en el mundo rural hacia una estrategia de desarrollo rural integrado basado en el enfoque territorial. En este sentido, comenzaron a promocionar el desarrollo y la diversificación de actividades secundarias en el sector agropecuario.

Una de las actividades de mayor desarrollo ha sido el turismo rural, que en América Latina y Caribe se identifica con las modalidades de ecoturismo, agroturismo y turismo de base comunitaria.

Gran parte de los proyectos y políticas puestos en marcha por los gobiernos han contado y cuentan con ayuda y financiación de organizaciones internacionales, asociaciones, así como la ayuda a la cooperación internacional. Entre las instituciones y organismos que trabajan en la región en materia de turismo rural y turismo sostenible, cabe destacar las siguientes:

  • CEPAL – Comisión Económica para América Latina y Caribe
  • IICA – Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura
  • BID – Banco Interamericano de Desarrollo
  • Parlamento Latinoamericano – PARLATINO

Marco Normativo e Institucional del Turismo Rural (parte I)

Marco normativo regulador

Europa

Hasta la firma del Tratado de Lisboa y su entrada en vigor a partir del 1 de diciembre de 2010, no existía en Europa una política turística única. Hasta dicho momento los medios de los que disponía la Unión para influir en el sector turístico eran documentos como los Reglamentos, Directivas y Decisiones que son de obligado cumplimiento para los estados miembros.

Además de otros documentos como las Recomendaciones y Dictámenes que, aunque carecen de fuerza coactiva, juegan un importante papel a la hora de incidir en el derecho positivo, ya que deben tenerse en cuenta a la hora de legislar por los estados miembros.

La entrada en vigor del Tratado de Lisboa ha sentado las bases de una verdadera política europea del turismo. Así, de conformidad con el artículo 195 del Tratado Fundacional de la Unión Europea, ésta puede, en lo sucesivo:

  1. 1. Promover la competitividad de las empresas de este sector y crear un entorno favorable a su desarrollo.
  2. Propiciar la cooperación entre los Estados miembros, en particular mediante el intercambio de buenas prácticas.
  3. Y desarrollar un enfoque integrado del turismo garantizando la toma en consideración de este sector en sus demás políticas.

Este nuevo marco jurídico permite emprender acciones destinadas a beneficiar al conjunto de los países de la Unión. La primera de ellas se fraguó en la conferencia de alto nivel sobre el turismo europeo, que se celebró en Madrid el 14 de abril de 2010.

Posteriormente, en julio de 2010, la Comisión Europea publicó una Comunicación (reforzada por unas Conclusiones del Consejo de la UE sobre un nuevo marco para el turismo de Europa aprobadas el 12 de octubre de 2010) que busca mantener a Europa como el principal destino turístico del mundo, proponiendo consolidar el nuevo marco político unificado con una serie de iniciativas que deberán ser implementadas en estrecha colaboración con los representantes del sector.

La Comunicación define las siguientes prioridades estratégicas en el turismo europeo:

  • Estimular la competitividad del sector turístico europeo.
  • Reducir la estacionalidad del turismo.
  • Promover el desarrollo de la innovación en el ámbito del turismo.
  • Promover el desarrollo de un turismo sostenible, responsable y de alta calidad.
  • Utilizar los instrumentos financieros de la UE con fines turísticos.

Hasta llegar a este momento, en el cual los distintos Estados Miembros han empezado a aplicar las consideraciones vertidas desde la comisión en materia de turismo en sus normativas nacionales, el camino ha sido largo. La falta de definición conceptual del turismo como actividad económica ha influido en la tardanza.

En el caso del turismo rural la situación se complica y encontramos acciones e iniciativas de diversa procedencia.

España

Desde los años ochenta con el surgimiento del turismo rural en España, hasta nuestros días, esta modalidad turística ha experimentado un gran desarrollo en este país, llegando la oferta de alojamientos rurales, en algunas comunidades, a superar a la oferta tradicional de alojamientos hoteleros.

En estos años las distintas administraciones públicas han diseñado políticas de promoción turística y desarrollo en el medio rural, lo que ha contribuido a su rápido desarrollo.

Además la función principal de dichas administraciones, y en concreto de las autonómicas, ha sido la de legislar y crear así un marco normativo que regulase y orientase a las iniciativas empresariales en materia de turismo rural, sobre todo en materia de alojamientos turísticos rurales.

Desde las primeras ordenaciones de los años ochenta, casi todas las CCAA han realizado modificaciones y reformas para facilitar la adecuación y fomento de la oferta; generalmente flexibilizando las exigencias sobre instalaciones y los requisitos para ser promotor.

Por ejemplo, el requisito de que el titular sea residente en el municipio se ha ido suprimiendo, aunque en algunas autonomías existe cierta presión de los promotores para evitar, lo que consideran, una forma de intrusismo que atenta contra la esencia del turismo rural, y proponen establecer exigencias de vinculación con el municipio donde se ubican los establecimientos.

En este sentido no nos debe pasar desapercibida la exigencia recogida en el artículo 25 de la Ley de Turismo del País Vasco en su redacción efectuada por la Ley 16/2008, de 23 diciembre (Requisitos. La persona titular del establecimiento de agroturismo debe ser titular o cotitular de la explotación agropecuaria y debe tener su residencia habitual en dicho establecimiento o en sus aledaños).

En general, las Comunidades Autónomas han legislado prioritariamente sobre los alojamientos rurales, y tan sólo Andalucía en el Decreto de 2002 ha sido la única autonomía que afrontó la regulación del “turismo rural de manera integral” (alojamientos, oferta complementaria, turismo activo…).

Lectura de la normativa:

  • Comparando las distintas normativas autonómicas se observa una gran diversidad de tipologías de alojamiento. Aunque la figura de “casa rural” es la más común, cada CCAA recoge tipologías específicas, normalmente, adaptándose a las peculiaridades de su arquitectura en el medio rural. Esta heterogeneidad que, en su lado positivo, es una demostración de la riqueza y variedad del territorio español, entraña sin embargo algunos inconvenientes, como la confusión que se crea en el consumidor, o la dificultad para su comercialización de cara al exterior.
  • La diversidad no se queda sólo en la tipología, ya incluso se produce en el tratamiento sobre un mismo asunto, como puede ser la ubicación, número de plazas, etc. Por ejemplo, si nos centramos en la tipología más común e implantada –la casa rural- observamos que no existe consenso entre autonomías sobre la determinación de la capacidad mínima o máxima. La tendencia de las normas más recientes ha sido el incremento de la capacidad máxima en un claro ejemplo de adecuar las normas a la realidad de la oferta y a las necesidades de la demanda.
  • Las últimas tendencias legislativas han introducido la “categorización” en un intento de buscar la calidad y la segmentar la oferta. Superado con éxito el momento vivido por todas las CCAA de fomentar la cantidad, varios gobiernos autonómicos apostaron por la categorización plasmándolo en nuevas normativas. Sin embargo, de lo regulado hasta ahora, tampoco se han seguido criterios homogéneos a la hora de establecer los requisitos para la categorización ni para los distintivos, y ello dificulta enormemente la identificación por parte de los usuarios.

Motivado por parte de esta problemática el Instituto de Turismo español en el nuevo Plan de Turismo Rural establece la recomendación de tres tipologías (Hotel rural, Posada, Casa rural) y cinco categorías, y recomienda a las CCAA adecuar dicha recomendación en sus legislaciones.

América Latina y Caribe

El marco normativo vinculado al turismo rural en la región latinoamericana y caribe, es complejo debe contemplarse de manera individual en cada uno de los países de la región.

Si bien, tal y como se ha nombrado anteriormente en el texto, existen algunas propuestas de normativa en el sector promovidas desde instituciones de carácter supranacional, en un intento de regularizar la actividad, aportar seguridad y promover el desarrollo rural de los países de América Latina y el Caribe.

El Parlamento Latinoamericano (PARLATINO), en materia de turismo rural ha promulgado dos normas marco que se encuentran en distintas fases de desarrollo:

  1. 1. Ley Marco del Desarrollo y Promoción del Ecoturismo Comunitario para América Latina y El Caribe (diciembre 2008). Se encuentra en exposición de motivos.
  2. Proyecto de Ley Marco de Defensa al Turista como Consumidor (noviembre 2012). La siguiente tabla recoge la normativa reguladora aplicable al sector turístico, y en concreto al turismo rural y sus modalidades, en los países de América Latina y Caribe que presentan un mayor desarrollo del turismo rural.

Valora este artículo del blog:
Gestión de reuniones
Psicooncología: salidas profesionales
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Miércoles, 24 Abril 2019

ESCUELA INTERNACIONAL

Proyección Internacional, con alumnos y antiguos alumnos residentes en más de 38 países y sedes en América Latina

AYUDAS DIRECTAS AL ESTUDIO

Plan Internacional de Ayudas Global Learning con una dotación anual superior al millón de euros repartidas entre 1.000 alumnos

PROFESORADO UNIVERSITARIO Y DIRECTIVO

Contamos con un claustro de profesores de alto nivel académico y directivo, con más de 15 años de experiencia docente y profesional
CEUPE - Centro Europeo de Postgrado y Empresa